General

Nuestra ficción cuenta

Se realizó el 1° Congreso Nacional de la Multisectorial por el Trabajo,  la Ficción y la Industria audiovisual

 

 

Sergio Vainman, haciendo uso de la palabra.

 

Integrantes de la iniciativa, juntos. 

 

Miguel Diani, presidente de Argentores habla a los presentes. A su izquierda, el autor Tato Tabernise.

 

El Ing. Lombardi aseguró que el estado no será indiferente en este momento crítico.

 

Fotos: Magdalena Viggiani.

 

La Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual efectuó el Primer Congreso Nacional en el Hotel Panamericano de Buenos Aires, Carlos Pellegrini 551. Bajo el lema “Nuestra ficción cuenta”, se analizaron amplios aspectos de la problemática actual de la industria audiovisual y se elaboraron propuestas para impulsar la producción, distribución y comercialización de contenidos locales. A raíz de la grave crisis que viene atravesando la producción de ficción nacional, con la consiguiente disminución y pérdida del trabajo argentino en medios de comunicación, redes y plataformas diversas, en agosto de 2015 se concretó la creación de la Multisectorial Audiovisual. Por primera vez, las entidades más representativas de las distintas áreas del sector audiovisual trabajan en conjunto con el fin de generar estrategias para superar y trascender esta problemática. De esta unión histórica participan actores, autores, directores, músicos, editores, intérpretes, compositores, productores, técnicos, cineastas, sociedades de gestión, trabajadores del espectáculo público, etc. 

Durante las dos jornadas se presentaron mesas de oradores especializados que analizarán temas como la industrialización del sector audiovisual; el marco regulatorio de la comunicación audiovisual y las telecomunicaciones a partir de la nueva Ley de Convergencia; el rol del estado en relación al trabajo y la producción nacional; las posibilidades para impulsar la industria audiovisual; la comercialización de contenidos argentinos en el exterior. Al finalizar las actividades de exposición, análisis y debate, se presentarán las conclusiones y las propuestas concretas surgidas del congreso. 

 

Palabras de apertura a cargo de Sergio Vainman, presidente del Consejo Profesional de TV de Argentores: 

“Podría comenzar estas palabras aportando datos puros y duros acerca de la crisis que atraviesa nuestro sector, pero serían obviedades, porque basta hacer zapping con el control remoto por los canales para comprobar la magnitud de la ausencia. 

Podría decir, por ejemplo, que desde que se instaló la televisión entre nosotros, nunca hemos tenido menos cantidad de ficciones originales producidas en nuestro país que hoy, pero sería redundante cuando la mayor parte de los aquí presentes, dolorosamente lo sabe porque sufre la carencia de trabajo en carne y cuentas propias.

Podría explicar que la amplitud y la masividad de la Multisectorial que integramos es directamente proporcional al tamaño de la crisis, porque amenaza con la extinción no a un pequeño grupo de marginales, sino a todo un sector de trabajadores de la cultura de manera acuciante, pero habría quienes, interesadamente, me acusarían de apocalíptico y exagerado, sin tener en cuenta la cantidad de compañeros que han debido buscarse la vida y procurar el sustento para sus familias en otros trabajos, empezando de nuevo, porque las puertas se cierran cada día.

Por eso, para no ser obvio ni redundante ni apocalíptico, prefiero hablar, en este Congreso, de la protagonista central, de la razón que nos convoca y nos impulsa, de la estrella que pretendemos vuelva a brillar como en otros tiempos no tan lejanos: La ficción.

Pero no se asusten, no voy a aburrirlos con una disertación académica ni mucho menos. Simplemente quiero hacer un par de reflexiones para recordar qué somos. No voy a decir nada nuevo, nada que no conozcan. Solo quiero que pensemos juntos qué nos trajo hasta aquí.

Desde que los hombres de las cavernas regresaban de la cacería existe la narración, el guión, la actuación. Iluminados apenas por un fuego tembloroso, algunos de esos hombres se diferenciaban de los otros por su encanto para relatar lo que había ocurrido fuera de la caverna: las peripecias de la caza o las peleas mortales entre clanes por la presa. Quienes se habían quedado cuidando el hogar y la prole disfrutaban y revivían con emoción los hechos al escuchar el relato ampuloso, exagerado por las sombras de las llamas, de esos actores primitivos cuyo guión era en gran parte producto de la realidad, más el agregado de la mirada propia del que narraba. Así aprendían las nuevas generaciones los rudimentos de la caza y el respeto por el valor de los guerreros de la tribu. 

Los griegos, nuestros grandes maestros, acudían en masa al anfiteatro para participar del rito religioso de la reunión teatral y en él, aceptaban resignados el poder de sus dioses que imponían el destino trágico a los mortales, se enfurecían con la injusticia de los poderosos o reían de la estupidez y la necedad de otros hombres. Pero tanto ante la tragedia como ante la comedia, el pueblo teatral se involucraba, sufría, se identificaba y se aliviaba. Lo llamaron catarsis y legaron a la historia la base de todas las ficciones que hoy seguimos haciendo y esa descarga de emociones que todavía experimenta el público cuando las ve.

Más tarde, en las plazas de los pueblos, en las tabernas, en los teatros populares, la ficción tomó las formas y los asuntos de la sociedad en que se representaba. La Commedia del arte, Shakespeare, Ben Jonson lograron conmover al público hablando su mismo idioma, mostrando sus mismas flaquezas y reflejando sus mismos deseos.

El cine exportó geografías y estilos de vida

El radioteatro mantuvo millones de oyentes junto a los receptores, palpitando las aventuras y los romances de lo que soñaban ser.

Las telenovelas despertaron pasiones, alimentaron ilusiones y vendieron pasajes a Estambul.

Las series provocaron y provocan identificación y reflexión. 

 

¿Por qué?

Porque la ficción es la expresión única  y original de una cultura. Escondida en las profundidades de los personajes inventados y sus conflictos encontramos nuestra propia humanidad. 

Lejos de pretender escapar de la vida que vivimos, buscamos recuperarla y entenderla a través de las historias que nos cuentan, que nos actúan, que sabemos ficticias pero que contienen una enorme porción de nosotros mismos, nos representan y nos completan. 

Decía Jean Anouilh:”la ficción da forma a la vida” y es absolutamente cierto. Nos ayuda a comprenderla.

Quienes pretenden minimizarnos a los que hacemos ficción dicen, peyorativamente, que nos dedicamos a la industria del entretenimiento. A eso contestamos que sí, y reivindicamos orgullosos la bastardeada palabra: nosotros entretenemos. Tenemos “entre” el principio y el final de nuestras historias a los espectadores que se sumergen en la ceremonia de la narración y dan rienda suelta en ella a sus sentimientos, sus frustraciones, sus esperanzas y sus miedos. 

Contamos la vida y el mundo que nos rodea. Aspiramos a ser testigos del tiempo que nos tocó vivir. 

Intentamos, de un modo u otro, mostrar lo que somos, lo que fuimos y lo que queremos ser.

Durante siglos los  artistas de la ficción han sido perseguidos, ninguneados, minimizados, enterrados a la orilla de un camino que era su única patria y sin embargo no han conseguido extinguirnos. Por algo será. 

Algunos dirán que somos testarudos, otros más generosos entenderán que somos necesarios, porque la vida sin ficción está incompleta. Es una vida sin espejo ni ilusiones, vacía de emociones y terriblemente aburrida.

Creo que ahí reside la razón de este Congreso. En la obligación de todos, no solamente de los que hacemos ficción, de defenderla y luchar para que vuelva a nuestras pantallas con todo el esplendor que merece.”

 

Las dos jornadas

Bajo el título “Múltiples abordajes en el congreso Multisectorial Audiovisual”, la agencia de noticias TELAM distribuyó la siguiente información, que compartimos:

“El ministro Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, aseguró en la apertura que «tenemos que diseñar un plan respecto al audiovisual, y el Estado no puede ser neutro en esto, tiene que tener un rol activo, fuerte y decisivo por muchísimos motivos”.

Si queremos que sea una política de Estado no podemos dejar librado este tremendo desafío sólo a las fuerzas del mercado, porque son muy poderosas», redondeó Lombardi al hablar en el encuentro que sesionó jueves y viernes en el hotel Panamericano de esta capital.

«Basta mirar la televisión para comprobar la ausencia de la producción argentina, y si bien por abordar el tema desde este ángulo me podrían acusar de apocalíptico, es justo decirlo por la cantidad de compañeros que se han dedicado a otros trabajos para sobrevivir», expuso por su parte Sergio Vainman, uno de los impulsores del encuentro.

«Prefiero hablar de la ficción… Como medio el cine aportó historias y geografías, las telenovelas alimentaron pasiones y sin embargo ahora venden pasajes a Estambul», dijo el autor de «Clave de Sol», refiriéndose a la invasión de enlatados, incluso turcos. “La vida sin ficción está incompleta, está vacía, sin espejos. Hay que luchar para que la ficción vuelva a las pantallas con toda la fuerza que merece».

Según Carlos Galletini, de DAC «siempre intentamos agrupar a todas las entidades para repensar todo esto que está pasando, con todos los gobiernos, con el cine y la televisión que ya es industria».

Pablo Storino, de Satsaid aseguró que «no estamos en un momento de creación de empleo sino a la defensiva para mantener puestos de trabajo» y añadió que: «Este encuentro puede servirnos para generar iniciativas y propuestas que nos ayuden a salir de la situación actual», al tiempo que señaló que una telenovela da trabajo a unas 200 personas».

En la mesa, “La producción de ficción en la televisión y nuevas plataformas” participaron los actores y productores Pablo Echarri y Diego Suárez, y Maite Echave, representante de Mulata Films que hablaron de sus experiencias personales en la última década, los dos primeros principalmente frente a las dificultades que puede encarar la ficción, en cuanto a una oferta para pocas alternativas de aire.

Echarri hizo hincapié en lo ocurrido con “La leona”, asegurando que es imposible compensar grandes inversiones a nivel local con episodios que en promedio costaban $ 1.100.000, frente a la competencia de enlatados cuyos valores de exhibición local pueden rondar entre los $ 7.500 y $ 75.000, en el caso de los más exitosos, así como los problemas que generan el incumplimiento de las ventajas obtenidas por la suspensión de artículos de la ley de la conocida como Ley de Medios.

En la mesa “Distribución, exhibición y comercialización de cine», el distribuidor Oscatvio Nadal, expresó su inquietud por el concepto impuesto por las cadenas de exhibición multipantallas para las que las únicas producciones útiles son aquellas pochocleras, que dejan más ingresos por alimentos o bebidos que se venden en salas, descartando así a ese otro cine con mayor interés cultural o como en el caso del argentino no necesariamente para ese tipo de negocios colaterales.

En esa misma mesa, la distribuidora Paula Zupnik, que recientemente fue nombrada por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) al frente de la programación de los Espacios Incaa, se refirió a la situación de las más de 70 salas que funcionan con ese tipo de sello en todo el país, y explicó que se está trabajando en rever las dificultades que presentaron hasta ahora y en un nuevo encuadre.

“El audiovisual es como la producción de diamantes: necesita de cantidad para que salgan las gemas. Esperemos que sea compromiso del Estado su participación en la industria audiovisual como dijeron hoy aquí» subrayó Nadal.

“Es imprescindible replantear una ley de cine y que hable de nuestro presente», dijo el director Marcelo Piñeiro y agregó que «en los últimos años ha surgido el tema de la concentración, con grandes plataformas en manos de unos pocos y para peor los mecanismos de nuestras leyes no las incluyen. El impuesto es imprescindible para que la producción nacional subsista, pero nuestra legislación, a pesar de estar entre las más modernas, atrasa».

La mesa “La comercialización de la televisión” contó con la participación de Michelle Wasseman, de Endemol, Carolina Cordero, jefa de Gabinete Radio Televisión Argentina y Nicolás Smirnoff, director revista Prensario, que abordaron las nuevas alternativas de la comercialización de producciones locales.

Cordero habló de la experiencia de la TV Pública y los planes para seguir apoyando desde el Estado a las ficciones, pero también su exportación, así como proyectos experimentales para la futura generación de productos de calidad que puedan competir con los extranjeros, con es el caso de “El Mentor”, un curso para estudiantes dictado por el británico Charles McDougall que desembocará en un reality show.

«Estamos a la busca de la federalización de temas y contenidos y por eso estamos desarrollando el formato de ‘El Mentor’ y tratando de optimizar nuestros contenidos con un punto de vista internacional que nos permita vendernos al mundo con una nueva impronta de los nuevos mensajes», destacó.

En el cierre de la primera jornada expuso la diputada (por el FPV), Liliana Mazure, a su vez ex presidenta del Incaa quien aseguró que «después de la buena experiencia que tuvimos en mercados internacionales de televisión, pensamos en una suerte de mercado como Ventana Sur, que es para cine, enfocado a la televisión, pero por la concentración monopólica en la producción nos dimos cuenta que íbamos a estar trabajando para Televisa, Telefe y Artear».

La segunda jornada comenzó con la mesa “La producción de cine”, con Alejandro Cacetta, presidente del Incaa, Axel Kuschevatsky, de Telefe y Telefónica Studios, Guido Valerga, secretario general de SICA, el director Juan Taratuto por DAC y el presidente de Apima, Hernán Findling.

“El cine argentino está posicionado en un lugar privilegiado, pero hay mucho por hacer. Tenemos que crecer horizontal y verticalmente», aseguró Cacetta y agregó que «el Estado tiene que estar para asistir eficientemente; manejar fondos públicos genera una responsabilidad mayor que la de manejar fondos privados».

Según expresó el presidente del Incaa «Hay que generar un plan de fomento con apoyo al desarrollo. Nos tenemos que exigir más, y no es cuestión de que nuestras ficciones no se estén viendo: es cuestión de que se vean más». Kuschevatzky aseguró que «el éxito en cine es un concepto amplio. Hay que alcanzar un equilibrio. Es un pensamiento postfáctico. Las reglas deben ser parejas en diferentes escalas pero en un sentido amplio casi todas las películas son iguales».

El productor de éxitos como “El secreto de sus ojos” expresó que «hoy los mecanismos de financiación son débiles y hay un gran problema que es la dependencia de los fondos públicos. La ley responde a las necesidades de 1995 y los fondos públicos nos generan una responsabilidad, porque el 95 por ciento del cine argentino depende de ellos». 

 

Diálogo con el Ing. Lombardi

Es destacable señalar que, tras su exposición, Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos mantuvo un intenso e informal diálogo con Mabel Loisi, Presidente del Consejo de Radio de Argentores e Ines Mariscal, Vocal del mismo Consejo.

Algunas de las frases del ministro fueron las siguientes:

“Hay sectores que no están tributando”.

“Estamos estudiando focalizar un plan de estado a largo plazo, meternos en la pantalla, en los subsidios y en la tributación, nueva y prolija.  Que esta plata no vaya a la administración.”

“Pongamos esta plata en la producción. Debemos asegurar esto po0r medio de leyes.” 

 

Cierre del congreso

Y al culminar el congreso se distribuyó este texto, a modo de cierre, que aquí compartimos:

“La democracia, desde 1983, con todos los inconvenientes vividos en estos más de 30 años ininterrumpidos, ha logrado consolidarse. No obstante, surge a la vista de todos, la necesidad de profundizar sus alcances como sistema político donde la equidad y la igualdad de oportunidades sean los pilares para el desarrollo de nuestra República. A la democracia siempre se la mejora con más democracia. Creemos sinceramente que hemos aportado a fortalecer el espíritu de convivencia democrática en estas dos jornadas de Congreso.

Enmarcadas en este espíritu, las instituciones que conformamos la Multisectorial hemos comprendido que a través de ella podemos crear las condiciones necesarias para transformar la realidad de nuestro sector.

A lo largo de las dos jornadas de este 1° Congreso hemos compartido lo angustiante de la situación que vivimos, pero también pudimos evaluarla como una gran oportunidad de transformar la manera en que se desarrolla la actividad audiovisual en la Argentina, y con ello aportar a la construcción socio cultural y económica de nuestro País. 

Cada uno de los integrantes de la Multisectorial estamos convencidos de que es a partir de nuestra lucha conjunta y consecuente que podremos salir de la crisis que nos paraliza, mejorar las condiciones y llegar a los objetivos que nos propongamos, sobre todo participando y creando espacios de exposición de ideas y debates como este Congreso, con gran calidad democrática, donde distintos espacios políticos que integran el poder Ejecutivo y el poder Legislativo pudieron expresar sus ideas, sus propuestas y nosotros, todos los asistentes que representamos al conjunto de la industria audiovisual argentina, desarrollar un panorama más amplio, abierto y participativo.   

Por tal motivo afirmamos que el respeto a estas instituciones, con diálogo y participación, engrandece nuestra actividad como trabajadores de la cultura y contribuye a la evolución que nos merecemos todos como pueblo soberano.

Las conclusiones finales del congreso se publicarán en breve, pero la multisectorial llevó adelante un debate de ideas y propuestas que queremos expresar hoy a modo de declaración y cierre del Congreso.

 

Estas son las siguientes:

1. Reconocimiento y defensa del Derecho de Autor e intérprete en todas las plataformas creadas o por crearse, contemplados en la ley marco regulatorio de los servicios de comunicación audiovisual y cualquier otra norma a desarrollarse. 

2. Defensa de la Televisión Abierta, Libre y Gratuita con total acceso a la población en todo el territorio Argentino, haciéndose accesible a un público masivo los contenidos audiovisuales de producciones nacionales, incorporando cuotas de pantallas en todas las televisoras del País.

3. Mantener al sistema de televisión por suscripción (cables operadores y señales), en el marco de regulación de los servicios de comunicación audiovisual, respetando los aportes a todos los organismos de fomentos y contralor afectados en el artículo 97 de la ley 26.522. Dando cumplimiento al artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que reconoce la separación de los medios de comunicación de los medios de telecomunicaciones a la hora de la regulación y protección del trabajo y la identidad cultural. En efecto, la aprobación del artículo 75 inciso 19 de la Constitución Nacional obliga al congreso a promover y defender el espacio audiovisual nacional en los siguientes términos; “Dictar leyes que protejan la identidad y pluralidad cultural, la libre creación y circulación de las obras del autor, el patrimonio artístico y los espacios culturales y audiovisuales”. 

4. Obligatoriedad para las TELCO de aportes similares a los que efectúan los medios audiovisuales, en razón de que cuyos contenidos son los mismos o de igual conformación que se emiten utilizando otras plataformas tecnológicas, protegiendo la accesibilidad del público y la industria cultural nacional. 

5. Por la creación de la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional (CINAIN) para la conservación y puesta en valor del patrimonio nacional histórico de la Cinematografía Argentina, manteniendo los estándares internacionales de conservación de material fílmico, magnético y digital en constante actualización.

6. Obligatoriedad para las empresas que realicen servicios de televisión y/o transmisión audiovisual de cualquier tipo (Aire, Cable, Satélite, Streaming u otras), en territorio Argentino a un % 20 de producción nacional de ficción, en sintonía a lo resuelto por los países de la Comunidad Europea.

7. Estamos convencidos de la necesidad de un organismo de Fomento y Promoción para la Televisión, los contenidos audiovisuales, nuevos formatos y la actividad televisiva,  con gran incidencia de la ficción para Televisión o cualquier otro soporte y/o plataforma.”

 

LOS INTEGRANTES:

AADI (Asociación Argentina de Intérpretes)

ACTORES (Asociación Argentina de Actores)

APIMA (Asociación de Productores Independientes de Medios Audiovisuales)

ARGENTORES (Sociedad General de Autores de la Argentina)

CAPPA (Cámara Argentina de Productoras PYMES Audiovisuales)

DAC (Directores Argentinos de Cine)

DOAT (Directores Argentinos de Obras Audiovisuales para Televisión)

EDA (Asociación Argentina de Editores Audiovisuales)

FAMI (Federación Argentina de Músicos Independientes)

SADA (Sindicato Argentino de Autores)

SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores)

SADEM (Sindicato Argentino de Músicos) 

SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes)

SATDAID (Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos)

SICA-APMA (Sindicato Argentino de la Industria Cinematográfica, Animación, Publicidad y Medios Audiovisuales)

SUTEP (Sindicato único de Trabajadores del Espectáculo Público