General

Murió Diana Álvarez, una de las grandes directoras de la TV local

A los 76 años falleció la autora y realizadora, socia de Argentores

Álvarez tenía 76 años; comenzó en la TV con Narciso Ibáñez Menta y fue responsable de alguno de los mayores éxitos de la pantalla, de La extraña dama y Estrellita mía, a El Rafa y Nosotros y los miedos

“La talentosa directora de televisión Diana Álvarez, celebrada por sus puestas de clásicos de la pantalla chica como El oro y el barro y Nosotros y los miedos, murió a los 76 años. La noticia fue informada por Doat (Directores de Obras Audiovisuales para Televisión), entidad de la que era vicepresidenta. «Nuestro agradecimiento enorme para alguien que tanto en su vida como en su trabajo nunca claudicó en lo que consideró que deben ser la manera de vincularse y de dirigir television», dice el comunicado.

Álvarez había nacido el 19 de mayo de 1942. A los 15 años, supo que quería ser directora. Entonces cada día, se escapaba del colegio en Belgrano, escondía su guardapolvo en la mochila, y viajaba hasta Canal 7, donde se internaba detrás de las cámaras, para aprender el oficio. En ese momento, era asistente del asistente del asistente hasta que pudo hacer lo suyo, con los suyos. En el camino también fue locutora y actriz. Debutó como asistente de dirección con Narciso Ibáñez Menta, y creció en la profesión con Alberto Migré.Para la pantalla chica dirigió Un extraño en nuestras vidas (1972), Un mundo de veinte asientos (1978), El Rafa (1981) ; Alén, luz de luna (1996) ; Estrellita mía (1987) , El oro y el barro (1991) , Hombre de mar (1997) y, La extraña dama (1989) . Y, claro,Nosotros y los miedos, aquel unitario que quedó en el imaginario de la época y la historia de la televisión local, estrenado el 2 de abril de 1982. La repercusión que obtuvo el ciclo sorprendió incluso a la propia Álvarez.

En 2002 explicaba: «Yo no sé si me recuerdan a mí o el fenómeno Nosotros y los miedos, porque fue un hallazgo de un momento muy especial de la República Argentina. El elenco y los autores eran excelentes, pero muchas cosas fueron azar. Yo no hubiera podido hacer ese programa si no sucedían las cosas que sucedieron. Todas cosas que no tuvieron que ver con el programa. Nosotros y los miedos no fue comprado por lindo, ni por bueno. Fue comprado porque no había programación en el canal. Son todas cosas que están fuera de uno. Después, claro, en el programa pusimos todo y tuvimos una lucha fuertísima con los militares y con el canal. Y lo hicimos por la prensa. Si la prensa no lo hubiera apoyado desde el principio no habríamos podido continuar. Pero hoy por hoy me pesa no poder hacer temas importantes, y con esto no quiero decir sesudos; me pesa la poca profundidad que hay en la televisión, en la cultura, en la salud, en el país. Me pesa que no se hayan podido hacer más programas de ese estilo, pero me pesa como argentina, no como Diana Alvarez. Me pesan los programas mediocres». Por ese ciclo de unitarios, escrito por varios autores, entre ellos Juan Carlos Cernadas Lamadrid, pasaron Aldo Barbero, Ricardo Darín, Graciela Dufau, Miguel Ángel Solá, Ana María Picchio, Rodolfo Ranni, Olga Zubarry y siguen los nombres.

Para la Conadep dirigió Nunca más. También fue responsable del ciclo de Encuentros de cine, para Canal (á). Como docente dictó cursos y seminarios en diversas instituciones, destacándose su labro en la Escuela Internacional de Cine de La Habana. Trabajó en Chile, Puerto Rico, Santo Domingo y Uruguay. Recibió, entre otros premios, el Santa Clara de Asís, el Prensario y el Martín Fierro.

Entre sus últimos proyectos televisivos se cuentan Mil millones, con Gustavo Bermúdez y Araceli González, en 2002, y Gladiadores de Pompeya, con Andrea del Boca y Gabriel Goity, en 2006.” (La Nación)