General

La gestión como herramienta de igualdad

Escribe Pedro Patzer, Secretario del Consejo Profesional de Radio

Muchas veces suele considerarse injustamente a la gestión como un asunto administrativo, en el que sellos, comunicaciones internas y “saludos cordiales” son los únicos protagonistas. Sin embargo, una buena gestión ante todo es una respuesta humana, una herramienta de igualdad.

Las buenas intenciones necesitan materializarse en una mejor gestión. Las buenas intenciones sin gestión no alcanzan.

Es bueno siempre dar testimonio de la realidad, hacer un diagnóstico del escenario, denunciar lo que haya que denunciar. Pero esto sin gestión es sólo un grito en el desierto.

La gestión requiere de voluntad, valor, esperanza y, sobre todo, trabajo. Sin laburo no hay gestión que sea exitosa.

Posiblemente estemos viviendo el peor y el mejor momento de la radio de su historia. ¿Cómo puede ser que en un momento tan dramático para la radio argentina alguien considere que además de ser el peor momento para ella también sea el mejor? 

La radio tradicional se ve golpeada por diversas razones: trabajadores despedidos o en camino de estarlo, empresarios inescrupulosos, estado ausente, políticas de promoción de medios inexistentes, caída de la pauta oficial y publicitaria, la falta de respeto de las condiciones laborales básicas y tantas cosas más que ya hemos denunciado. Sin embargo también la radio está viviendo lo que los psicólogos llaman resiliencia, esa capacidad para adaptarse positivamente a situaciones adversas. Mientras Spotify instala en las nuevas generaciones una manera de prescindir de la radio tradicional, también propone una nueva manera de acercarse a ella: los podcast. Los contenidos de radio a la carta. Y también el surgimiento de millares de radios online y plataformas que se dirigen a públicos específicos y que generan una pléyade de contenidos diversos que construyen oyentes diversos. 

La gestión debe estar a la altura de este dilema, por eso es necesario tener en cuenta el glorioso pasado del medio y su duro presente, pero también es imperioso trabajar para su futuro, formándose día a día para comprender y gestionar la nueva radio. 

En estos días hemos obtenido una respuesta de gestión. Firmamos con FARCO (Foro Argentino de Radios Comunitarias) que representa a esas emisoras sin fines de lucro, entre las que se incluyen a las campesinas, a las de pueblos remotos, a las urbanas que tienen como misión la comunicación popular.

Los autores de estas emisoras podrán ejercer su derecho al cobro de las regalías que devengue la utilización de las obras de su autoría, por parte de las radios asociadas a Farco. Es decir, estos autores de radio de diversas regiones del país harán uso de un derecho que hasta este acuerdo no podían ejercer, en buena medida porque no sabían que lo tenían. Y de eso se trata nuestra gran tarea, ver qué compañero autor podrá ejercer su derecho que por diversos motivos: desconocimiento, negligencia o porque su radio no tenía convenio con Argentores, no podía hacerlo. 

Pero esto no acaba en el convenio administrativo, éste es el principio de una tarea de gestión ardua: debemos dotar a estos creadores de conciencia autoral, ayudarlos a ordenar su obra, asesorarlos para que aprendan a custodiar su trabajo.

Del mismo modo con el convenio que en días firmaremos con Aruna (Asociación de Radios Universitarias Nacionales Argentinas) que hará que decenas de creadores de estas emisoras puedan ejercer su derecho de autor y a los que desde la gestión también debemos asesorar.

Mientras gestionamos para ampliar derechos, también lo hacemos para que radios como la Transmedia de Coca Cola y Conexión Abierta de la UAI abonen a Argentores, y que jóvenes autores como los de FM BLue o los 40, declaren por primera vez sus obras en la entidad. Y con estas declaraciones que asuman su condición de autor. Y esto también corresponde con un trabajo de actualización de rubros y de conceptos, el autor de radio también es el que escribe artística, el que hace un editorial periodístico, el que produce un texto oral, claramente autoral, caso Dolina. 

Hay mucho por hacer, pero hay un gran motor que impulsa todo: ampliar derechos y dotar de conciencia autoral.

La gestión es trabajar para el prójimo, porque la gestión es una herramienta de igualdad.