Home

MIGUEL ÁNGEL DIANI ANALIZA LA ACTUAL EMERGENCIA DEL PAÍS

La cultura frente a los desafíos de la pandemia y el futuro

Nadie la vio venir. O tal vez algunos la vieron y no dijeron nada. Pero la realidad es que la Pandemia llegó y le cambió la vida a todo el mundo. Una nueva normalidad se impuso en los últimos meses. Y nuestra patria chica, que es la cultura, no quedó indemne.

Tal vez la cara más positiva que está dejando esta Pandemia es la forma en que quedaron expuestas las distintas áreas y personas que llevan adelante nuestro quehacer cultural y laboral. Algunos expuestos para bien y otros para mal. El apoyo a la gente que hacemos la cultura en algunos casos y la falta de solidaridad en otros. La condición humana se expone aún más cuando suceden estos hechos extraordinarios, y nos permiten ratificar lo que ya sabíamos: miserabilidad de algunas empresas, que no es otra cosa que la miserablidad de las personas que son responsables de esas empresas.

La gente de teatro encontró en el streaming una nueva forma para poder seguir creando, comunicando su arte, y a la vez ayudar a sus economías maltratadas. Tanto en el ámbito comercial como en el independiente. El teatro oficial también se hizo eco de las necesidades y sus directivos estuvieron a la altura de las circunstancias escuchando a los/las artistas, apoyándolos al subir a sus plataformas distintas obras ya montadas y pagando por consiguiente los correspondientes salarios a los autores/as y a cada uno de los artistas y técnicos que conforman el hecho teatral.

Desgraciadamente el sector audiovisual visibilizó aún más la grave problemática que viene arrastrando desde hace ya muchos años. Desde reconocidos productores que denuncian que los actores cobran mucho, dejando al descubierto una clara intención de desregulación de la actividad laboral televisiva, hasta la falta de acompañamiento de algunos canales de televisión, que no escucharon el pedido de los autoras/es e intérpretes reclamando la repetición de ficciones para poder paliar con los derechos correspondientes un poco de esta indefensión económica.

En poco tiempo comenzará una etapa de reconstrucción. El teatro volverá a ser presencial y seguramente el streaming quedara como una alternativa válida para los creadores teatrales. Pero el audiovisual podrá desarrollarse si se toma conciencia de que no puede haber trabajo digno y continuo para los artistas y técnicos que forman la familia audiovisual, sin una industria audiovisual fortalecida. Y la única forma de que exista en nuestro país una industria audiovisual, es que exista compromiso por parte del Estado. Siguiendo el ejemplo del cine, el tetro y la música, necesitamos una Ley de Televisión, como existe en otros países que apoyan el desarrollo de la cultura, del turismo y crean trabajo. Esto es algo por lo que Argentores viene luchando desde la Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual. Porque entendemos que lo que falta es una política de estado que proteja, apoye, incentive y fomente la industria audiovisual argentina. No vamos detrás de un paliativo del gobierno de turno, vamos por la construcción legislativa que permita el desarrollo de una verdadera industria audiovisual, fuerte y eficiente. Y así, finalmente entender que la cultura no es un gasto sino una inversión.

Dicen que esta Pandemia va a dejar cosas positivas, ojalá que una de ellas sea una nueva ley de televisión.

Miguel Ángel Diani
Presidente de Argentores