General

PESAR

Falleció el dramaturgo y director Alfredo Fidani

Con profundo pesar, Argentores despide al dramaturgo, docente y director teatral Alfredo Fidani, destacada figura de la actividad teatral en nuestro país y el exterior. Desde nuestra entidad enviamos nuestras condolencias a sus familiares, amigos y colegas.

Fidani inició su actividad teatral en el circuito independiente en Córdoba. Viajó a Buenos Aires a perfeccionarse a través de una beca del Fondo Nacional de las Artes. Allí conoció a Milagros de la Vega, con quien transitó ese momento de su carrera. Ella lo relacionó con una compañía en la que estaban Inda Ledesma y Alfredo Alcón.

A pesar de su promisorio paso por la escena porteña, Alfredo Fidani decidió regresar a Córdoba, donde ingresó al elenco de la Comedia provincial. De aquellos años, su adaptación de El Rey Lear, de Shakespeare, fue un hito que lo llevó nuevamente a Buenos Aires, para presentar ese trabajo en el Teatro Cervantes.

En otras de sus facetas, Fidani formó parte del cuerpo docente de la Universidad de Córdoba y en 1971 tuvo oportunidad de trabajar junto a Jerzy Grotowski cuando el director del Teatro Laboratorio polaco participó del IV Festival Nacional en aquella provincia. “La gente no podía creerlo, era lo más grande del teatro mundial en ese tiempo y salteó Buenos Aires instalándose en Córdoba. Ahí vi su trabajo, hicimos cosas juntos, crecí mucho, ya no volví a actuar, no sentía esa necesidad”, contaba Fidani en una entrevista hace pocos años.

Fidani fue Jefe de los Laboratorios I y IV del Departamento de Teatro, (Facultad de Arte de la Universidad Nacional de Córdoba); Director Artístico y Jefe del Departamento de Arte Dramático de la Comedia Cordobesa; realizó producciones pedagógicas en múltiples oportunidades. Ha producido y dirigido espectáculos en nuestro país y en EEUU (Teatro Collage Marin, San Francisco, Berkeley, California) y ha dado seminarios, workshops, conferencias en el país y en el exterior, entre otros tantos trabajos realizados.

En los últimos años, de regreso de Estados Unidos, decidió instalarse por razones familiares en Bariloche, donde aceptó dirigir al elenco teatral de la Biblioteca Sarmiento de dicha ciudad.