General

Encuentro internacional de referentes del sector audiovisual

La Comisión Fílmica de Bogotá, Colombia, realizó el 5 de noviembre el encuentro “El camino de organizarse: los guionistas en el sector audiovisual”, en el marco de una serie de charlas con destacados protagonistas del sector audiovisual de América Latina y España.

En esta sesión los invitados fueron Oscar Tabernise (Argentina), Secretario General del Sindicato Argentino de Autoras/es (SADA); Ana Pineda (España), Directora General del Sindicato de Guionistas- ALMA; y Alexandra Cardona (Colombia), socia fundadora y presidenta de REDES, Red Colombiana de Escritores Audiovisuales. Moderó el encuentro Diana Wiswell, actriz y comunicadora social audiovisual colombiana.

Los comunes desafíos que enfrentan las sociedades de gestión y los sindicatos que agrupan a autores y autoras fueron abordados por los participantes, quienes coincidieron en la necesidad de estrechar vínculos entre las entidades regionales para continuar defendiendo los derechos y enfrentando a las productoras globalizadas.

Titular de S.A.D.A. e integrante del Consejo Profesional de Televisión de Argentores, Oscar Tabernise en el comienzo de su exposición, en forma didáctica, resumió así la diferencia entre “sociedades de gestión” y “sindicato”. Las primeras, dijo, “protegen la obra”, mientras que el segundo vela específicamente por los “derechos laborales del autor”.

Luego, describió la larga lucha argentorista y su faz mutual, habló de las dificultades que se le presenta al gremio su legitimación jurídica, recordó los problemas que ha causado la pandemia y mencionó los planes en conjunto que están trazando junto a entidades como el Instituto de Cine, el Instituto de Teatro así como la actividad desplegada con la Multisectorial Audiovisual y la confederación que nuclea a los trabajadores de la industrial audiovisual (COSITMECOS).

Tabernise, asimismo, señaló los problemas que generó la explosión de la globalización, (“que produjo el éxodo de producción desde los canales de aire hacia las nuevas plataformas”) y la dificultad que representa que en innumerables ocasiones las sedes de las productoras con las que hay que negociar se encuentren en países muy lejanos, a salvo de las leyes argentinas.

“Hay que crear conciencia en los autores y hacer entender que además de artistas… somos trabajadores”, puntualizó. “El autor ¡cuenta!”, agregó.

“Este tipo de encuentros sirve y mucho para tejer redes entre los trabajadores, ya que la producción audiovisual está cada vez en menos manos, pero más poderosas. Y la mutación de países en los que se afincan buscando las mejores opciones materiales hace que los autores contratados trabajen bajo leyes que no son las de sus países y por lo tanto estén cada vez más desprotegidos. Ante este panorama lo único que sirve es tejer alianzas entre sindicatos y sindicatos y sociedades de gestión. Para nosotros este es un principio innegociable y es por eso que trabajamos codo a codo con Argentores para abarcar todos los aspectos de un autor que necesitan ser protegidos”, culminó.