Revista Florencio

TELEVISIÓN. ESCRIBE JORGE MAESTRO

El Fondo Nacional de las Artes durante la pandemia

Jorge Maestro, presidente del Consejo Profesional de Televisión de Argentores

En el mes de junio de este año inolvidable fui invitado por la arquitecta Diana Saiegh, presidenta del Fondo Nacional de las Artes a formar parte de su Directorio como Vocal en la disciplina de Medios Audiovisuales.  Todos los que realizamos una actividad artística sabemos que el FNA otorga becas, subsidios, préstamos, organiza concursos y desarrolla una infinidad de actividades diseñadas para estimular, favorecer y enaltecer al arte en todas sus manifestaciones.

Me tocó este año desde mi área no sólo dedicarme a las actividades mencionadas si no que participar también en el otorgamiento de las Becas Sostener que el FNA, junto al Ministerio de Cultura de la Nación y la ANSES, destinaron a aliviar económicamente la situación de los artistas de todo el país que por la pandemia que nos acosa han  debido dejar sus trabajos y por lo tanto dejar de  percibir sus honorarios, entendiendo que los artistas en general somos trabajadores de la cultura independientes.

El Directorio y el jurado de 77 personas vinculadas tuvieron la responsabilidad de seleccionar a los 15.000 postulantes que estuvieron en condiciones de acceder a dichas Becas. En seis intensos días los formularios digitales que se recibieron de los postulantes fueron transformándose y corporizándose y entonces aparecieron paisajes, familias, personas, trabajos y sueños interrumpidos, de uno de los sectores más afectados por la pandemia del Covid 19. Todos, jurado y miembros del Directorio aprendimos, reflexionamos, y al terminar, una vez más pensé con convicción que los pueblos que no sostienen la cultura no tienen destino.

Apareció una Argentina oculta detrás de las apariencias que suelen pintarnos día a día, hora tras hora las redes sociales y muchos medios de comunicación a los que la cultura les interesa poco y nada, considerando que solo tienen acceso a ella unos pocos elegidos, vaya uno a saber por qué mandato perverso. Esa fue mi primera actividad; lo que sigue de aquí en adelante es ocuparme durante mi gestión de acompañar con todas las herramientas que el Fondo me da a que el arte audiovisual se manifieste en toda la sociedad.

Una mirada federal y no desde la teoría sino que desde la práctica es necesaria. Quiero estimular el desarrollo de proyectos audiovisuales que puedan contar la vida más allá de lo metropolitano y citadino. Buenos Aires es un gran centro de cultura. Así fue diseñada, pero eso no significa que haya a lo largo y lo ancho de todo el país una cultura tan valiosa como la de la Capital.

Quiero, al final de mi trabajo en el Fondo, haber logrado el desarrollo de las artes audiovisuales de manera inclusiva y federal. El audiovisual argentino está atravesando una crisis que no solo es económica, sino también creativa, y desde el FNA se puede aportar al desarrollo creativo y cultural de muchos argentinos que no encuentran otra posibilidad de expresar sus ideas y miradas del mundo.

Jorge Maestro