General

El adiós a Mona Moncalvillo

Argentores despide con dolor a una destacada personalidad de la radio y el periodismo de nuestro país

Sus títulos, en estos momentos, están en este doloroso aquí y ahora a la vista y al oído de todas y de todos. Son inacabables. Si sólo tuviéramos que nombrar la base de su formación, alcanzaría con la licenciatura y el profesorado de Ciencias de la Comunicación, pero el sostén de su vida fue su militancia.

Gráfica, radio, televisión, gestión… no dejó rincón sin ponerlo al servicio de sus ideales. Si tuviéramos que quedarnos con dos de los cientos de nombres donde dejó su huella, quizás podríamos encerrar sus fulgores en la revista Humor y en la Dirección de Radio Nacional, desde donde su federalismo hizo “cantar las 40” a lo largo y a lo ancho del país.

Pocas heridas tienen la saña de la desaparición de su hermano en plena dictadura. Pero ella puso su vida entera al servicio de esa inmensidad de hermanas y hermanos que es la sociedad. Su pasión tuvo la misma talla y la misma fuerza que su figura, y desde allí fue limpiando con su mirada tan intensa como un faro cada una de las desprolijidades de todas las trampas. Como si no alcanzara con eso, usó su arma secreta: la ternura que reservaba para quienes pensaban como ella para mejorar el mundo y para quienes no lo hacían, para alumbrar el empinado camino hacia su verdad.

Argentores tuvo el privilegio de que la hiciera sentir como su casa. Y no podía ser de otra manera: las celebraciones del Día de la Radio solían tenerla al frente de la ceremonia por la cual se entregaba el Galardón Susini a quienes lo habían ganado por su trayectoria y o su talento. Siguiendo con el criterio de nombrar poco para significar tanto, la Radio que creó Susini y ella tenían la misma misión… Es por eso que seguirá viva para siempre: Mona Moncalvillo.

Así terminaban las justificaciones de los premios: con el nombre de la Autora o el Autor al final. A partir de hoy, que no nos alcanzan las palabras para agradecer su inteligencia y su arisca sensibilidad, hablamos y hablaremos siempre de ella en eterno presente.

Ivonne Fournery
Vicetesorera de Argentores