General

Apoyo a la postulación del Equipo Argentino de Antropología Forense al Premio Nobel

Argentores adhiere y felicita al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) por su postulación al Premio Nobel de la Paz 2020, promovida por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), en reconocimiento a su labor en la investigación de violaciones a los derechos humanos en Argentina, así como en más de 60 países de América Latina, África, Asia y Europa.

El Equipo Argentino de Antropología Forense es una organización científica, no gubernamental, sin fines de lucro, fundada en nuestro país en 1984, que aplicó por primera vez las ciencias forenses, principalmente la antropología y la arqueología, así como la informática y la genética, a la investigación de violaciones a los derechos humanos alrededor el mundo.

Tuvo su origen durante la investigación de los casos de desaparecidos durante la última dictadura militar en Argentina. En sus primeros tiempos estaba integrado por un cuerpo de cinco estudiantes universitarios guiados por el antropólogo estadounidense Clyde Snow, que había sido convocado por la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo y la CONADEP.

Treinta y seis años después lo integran 70 profesionales y sus servicios son solicitados de todas partes del mundo: realizó misiones en países como Angola, Bolivia, Bosnia, Brasil, Chile, Colombia, Croacia, la República Democrática del Congo, Timor Oriental, El Salvador, Etiopía, Polinesia Francesa, Guatemala, Haití, Honduras, Indonesia, Kurdistán, Irak, Kosovo, Costa de Marfil, México, Panamá, Paraguay, Perú, Filipinas, Rumania, Sierra Leona, Sudáfrica, Uruguay, Venezuela y Zimbabwe.

Su prestigio resonó en todo el mundo en los casos más resonantes en los que ha contribuido: los restos del “Che” Guevara en Bolivia; los cuerpos del poeta Pablo Neruda y el ex presidente chileno Salvador Allende; la identificación de las 122 tumbas anónimas en el cementerio de Darwin de las Islas Malvinas; los 150 cuerpos sin identificar en el Cementerio de Avellaneda; la muerte de 11 diputados de Colombia secuestrados por las FARC; su labor como peritos de los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa (México); el reconocimiento del cuerpo de Azucena Villaflor, fundadora de Madres de Plaza de Mayo; los casos de Santiago Maldonado; y Marcelo Gelman, hijo del escritor Juan Gelman.

Para Argentores, además, este reconocimiento tiene un significado especial por la labor del fiscal Carlos Somigliana, hijos del recordado dramaturgo del mismo nombre, como integrante del equipo desde los primeros años de la organización.