General

3º Congreso Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual Nacional 

Se realizó en el Hotel Presidente el 3º Congreso Audiovisual Multisectorial, en el que se trataron todos los temas de interés para el sector de la producción, emisión y comercialización audiovisual; Argentores,  presente

Toda la comunidad del trabajo, el arte y la producción del sector audiovisual – integrada por actores, autores, directores, músicos, editores, intérpretes, compositores, productores, técnicos, cineastas, sociedades de gestión y los  trabajadores representados en sus sindicatos en todo el sector audiovisual- se dio cita en el Hotel Presidente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Cerrito 850. 

La Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual realizó su 3° Congreso Audiovisual, con la presencia de las más destacadas personalidades del Cine y la Televisión Argentina junto a invitados internacionales.

Recordamos que, luego de tres años de trabajo -en agosto de 2015 se concretó la creación de la Multisectorial Audiovisual- donde por primera vez, las entidades más representativas de las distintas áreas del sector audiovisual comenzaron a trabajar en conjunto. De esta unión histórica surgió la necesidad de generar propuestas estratégicas para superar y trascender la problemática creada a raíz de la grave crisis que atraviesa la producción de ficción nacional, con la consiguiente disminución y pérdida del trabajo argentino en medios de comunicación, redes y plataformas diversas.

Bajo el lema “Nuestra ficción cuenta”, en este congreso, se analizaron amplios aspectos de la problemática actual de la industria audiovisual y se elaboraron propuestas para impulsar el trabajo, la producción, distribución y comercialización de contenidos nacionales y provinciales.

Durante las dos jornadas se presentaron mesas de expositores especializados que expusieron y analizaron temas como la industrialización del sector audiovisual, la naciente Plataformas Digitales y las Televisión Universitaria, la promoción de los nuevos profesionales, la producción de contenidos federales, nuevas experiencias de políticas públicas en el sector desde las provincias, la comercialización de los contenidos audiovisual, la influencia de la importación de contenidos televisivos en nuestras pantallas, el rol del Estado en relación con el trabajo y la producción nacional audiovisual y las posibilidades para impulsar la industria audiovisual argentina y en el Mercosur.

 

Conclusiones del encuentro (documento completo de la Multisectorial dado a conocer al cierre de las jornadas):

Desde el año 2015, cuando inició su actividad, la Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual Nacional  viene impulsando la ampliación de ideas, la generación de alternativas y el debate sobre la producción, emisión, exhibición y comercialización del audiovisual en la Argentina. 

Este 3° Congreso Audiovisual da cuenta de esto y el solo hecho de reencontrarnos por tercer año consecutivo nos parece motivo de celebración. 

Durante estas dos jornadas de exposiciones y debates ha quedado evidenciada la fuerte crisis productiva y laboral que impacta sobre el sector audiovisual en general, y con una gravedad extrema en la producción de televisión en particular; especialmente en momentos en que la Argentina transita una gran incertidumbre económica y financiera, que amenaza la continuidad de las fuentes de trabajo que aún subsisten. 

Mientras en otras regiones del mundo, con mayor o menor experiencia en la producción audiovisual, se llevan adelante programas de incentivo, fomento y protección a las producciones locales de manera exitosa para sus trabajadores, productores y artistas; en nuestro territorio hay un claro retroceso en las políticas públicas para impulsar las industrias culturales, muy especialmente la producción audiovisual nacional y federal.

En pocos meses esta Multisectorial Audiovisual cumplirá tres años de existencia y desde nuestras primeras acciones vinimos alertando sobre los cambios productivos y comerciales del mercado internacional y nacional. 

Para dar cuenta de nuestra preocupación hemos buscado el diálogo con los distintos organismos y funcionarios del Estado, compartiendo además observaciones y propuestas con las empresas privadas del sector y las variadas cámaras que las representan. 

Hemos alertado sobre los cambios productivos y comerciales del mercado nacional e internacional, buscado el diálogo con los distintos organismos y funcionarios del estado y compartido estas observaciones con las empresas privadas del sector y cámaras que las representan. Expusimos  el peligro de la expansión de las empresas multinacionales con obras y productos foráneos, así como el accionar de estados extranjeros impulsando sus producciones en nuestro territorio. Una situación que sin duda disminuye las posibilidades de las producciones nacionales en las propias pantallas de cine, televisión y plataformas argentinas. Así el público nacional ve afectado totalmente su derecho constitucional de acceder al entretenimiento y a la cultura que lo identifica, dado que prácticamente no puede ver ni elegir esas opciones porque los profesionales del audiovisual argentino que las realizamos quedamos excluidos del mercado. Este diálogo por el momento pareciera ser infructuoso.

Los representantes de las instituciones que conforman la Multisectorial estamos convencidos de que es a través de ella que podemos crear las condiciones para modificar nuestra realidad, esa que hoy se nos presenta enormemente adversa. Entendemos, especialmente cada vez que nos encontramos como en este 3° Congreso Audiovisual, que hay otro camino posible, que tenemos una gran oportunidad de transformar la manera en que se desarrolla nuestra actividad audiovisual y con ello aportar a la construcción socio cultural y económica de nuestro país. 

Sabemos que en el diálogo y el accionar conjunto se encuentra la construcción de las condiciones para llegar a los objetivos que nos proponemos, sobre todo participando y creando estos espacios de exposición y debate de ideas, con gran calidad democrática, donde los distintos espacios políticos que representan al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo pudieron expresar sus ideas y propuestas, así como pudimos hacerlo también nosotros y todos los asistentes.  De esa manera lo planeamos y estamos orgullosos de haber podido construir nuevamente un marco amplio y sumamente democrático para expresar al sector.

Lamentamos que luego de 32 meses de cambio en las políticas públicas del actual gobierno nacional, los resultados sean cada día más regresivos. La pérdida de inversión privada y pública así lo evidencia. La falta de regulación de los nuevos mercados y escenarios comunicacionales desarrollados por las telecomunicaciones y la prolongada espera del debate en el Congreso de la Nación sobre estos, desfavorece a todo el sector de producción, distribución, emisión y comercialización, impactando negativamente en nuestros autores, técnicos, actores, músicos, directores e intérpretes, todos trabajadores indispensables de la cultura activa de la Argentina, dejándonos cada día con mucha menos presencia y protagonismo en nuestros propios medios audiovisuales y de telecomunicaciones. Además, como concepto alarmante sobre el que reflexionar, condenando a las nuevas generaciones de argentinos a crecer sin haber experimentado una identificación con la producción audiovisual y cultural de su tierra, de su pueblo, esa que le habla en su propia lengua y que lo constituye en su identidad.  Nuestras conclusiones del 3° Congreso Audiovisual, por el trabajo, la ficción y la industria audiovisual nacional son las siguientes:

 

1. Plena vigencia de la Ley de Fomento y Regulación de la Actividad Cinematográfica      mediante el fiel cumplimiento de todas sus normas por parte del Instituto Nacional de Cine y Artes audiovisuales como órgano autónomo de aplicación, con la correspondiente actualización del costo medio de una producción nacional para cuantificar y movilizar eficazmente el funcionamiento de toda la actividad; brindando el acceso al crédito para la producción y ejecutando la cuota de pantalla para su exhibición, asegurando y protegiendo el acceso del público argentino a sus propias películas.

2. Estamos convencidos de la necesidad de un organismo de Fomento y Promoción para la Televisión, los contenidos audiovisuales, nuevos formatos y la actividad televisiva federal,  con gran incidencia de la ficción para todos los soportes y/o plataformas. Estas inquietudes recogidas, reflejadas y sistematizadas se encuentran en el Proyecto de Ley 3362/17 a espera de tratamiento en el Senado Nacional.

3. Defensa de la Televisión pública abierta, libre y gratuita con total acceso a la población en todo el territorio Argentino, haciendo accesible a un público masivo los contenidos audiovisuales de producciones nacionales, incorporando cuotas de pantallas en todas las televisoras del país, acorde las características poblacionales de cada región.

4. Obligatoriedad para las empresas que realicen servicios de televisión y/o transmisión audiovisual de cualquier tipo (Aire, Cable, Satélite, Streaming u otras), en territorio Argentino a un % 20 de producción nacional de ficción, en sintonía con lo resuelto por los países de la Comunidad Europea.

5. Reconocimiento del Derecho de Autor e intérprete en todas las plataformas creadas o por crearse, contemplados en la ley marco regulatorio de los servicios de comunicación audiovisual y cualquier otra norma a desarrollarse. 

6. Preservación e impulso al trabajo en el sector audiovisual, con plena cobertura social y responsabilidad empresarial sobre los derechos laborales establecidos en la constitución nacional, preservando la salud de los trabajadores y su cobertura médica, que ante el ajuste salarial se encuentra en crisis de sustentabilidad.

7. Creación de una política de estado para nuestra cultural federal, sustentable y sostenida en el tiempo, con accesibilidad para todo el territorio argentino equilibrando las asimetrías culturales, económicas y poblacionales que caracterizan a nuestro extenso territorio nacional.

8. Mantenimiento del sistema de televisión por suscripción (cable-operadores y señales), en el marco de regulación de los servicios de comunicación audiovisual, respetando los aportes a todos los organismos de fomento y contralor afectados en el artículo 97 de la ley 26.522, dando cumplimiento al artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que reconoce la separación de los medios de comunicación de los medios de telecomunicaciones a la hora de la regulación y protección del trabajo y la identidad cultural. En efecto, la aprobación del artículo 75 inciso 19 de la Constitución Nacional obliga al Congreso Nacional a promover y defender el espacio audiovisual nacional en los siguientes términos; “Dictar leyes que protejan la identidad y pluralidad cultural, la libre creación y circulación de las obras del autor, el patrimonio artístico y los espacios culturales y audiovisuales”. 

9. Obligatoriedad para las TELCO de aportes similares a los que efectúan los medios audiovisuales, en razón de que los contenidos son los mismos o de igual conformación aunque se emitan utilizando otras plataformas tecnológicas, protegiendo la accesibilidad del público y la industria cultural nacional. 

10. Sostenimiento a la ayuda que tradicionalmente conferían desde el INCAA y el Ministerio de Cultura a la Academia de las Artes Cinematográfica de la Argentina.

Reconfortados por habernos encontrado en este  3° Congreso Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual Nacional, agradecidos por la participación de representantes de todo el sector audiovisual y la asistencia de un público participativo y democrático, a pesar de las dificultades productivas y económicas que todo el sector atraviesa, confiados en que el año próximo volveremos a vernos con la intención de actualizar nuestra mirada y esperanzados en la voluntad que nos une por nuestra Industria Cultural y en especial la Producción Audiovisual, los saludamos fraternalmente hasta el próximo encuentro.

 

Las dos jornadas

Argentores estuvo presente en el evento. En la primera jornada, Graciela Maglie (Presidenta del Consejo Profesional de Cine) expuso en la primera jornada en el marco de la mesa denominada “Panorama de la industria audiovisual desde la perspectiva de género”.  Maglie recordó al rol de las mujeres guionistas, muchas de las cuales, indicó, entraron antes a la industria que las directoras por provenir del género radial, como Niní Marshall. Evocó a creadoras como María Luisa Bemberg o Beatriz Guido y señaló que en 2000, por ejemplo, sólo 36 películas sobre 171 fueron escritas por mujeres y que  en 2018, sobre 187 trabajos, 63 fueron obra de guionistas mujeres, lo que revela un fuerte crecimiento. Luego Diego D´Angelo (integrante del Consejo Profesional de Televisión y miembro del sindicato autoral) fue el moderador de la mesa “La TV y los contenidos audiovisuales federales” y Jorge Maestro (Presidente del Consejo Profesional de Televisión) fue el coordinador  de la última mesa de la primera jornada, cuyo tema fue “La definición de los contenidos para TV y plataformas digitales) en la que Ricardo Rodríguez (Secretario del Consejo Profesional de Televisión) expuso un revelador texto.  

Compartimos lo fundamental de su ponencia:

 

¿Quién puede salvar a la ficción nacional?

Habla Ricardo Rodríguez. A su derecha, Jorge Maestro y a su izquierda, Rodolfo Hope y Pablo Echarri.

 

“La crisis del medio audiovisual  tiene a buena parte de nuestra gente sin trabajo. Crisis además, que actualmente, se agiganta porque no solo tiene que ver con la economía de nuestro país, que está muy mal, y con una actitud de un gobierno que no se destaca, por favorecer a las industrias culturales, sino que a lo local se le suma la crisis mundial,  que ha generado  un  cambio en la forma de ver contenido por parte del público.

Sin embargo, en el mundo cada día se producen más y más contenidos, a través de las plataformas de streaming, o de canales de cable,  en forma de series de 8 a 10 capítulos, pero parece que a nosotros no nos ha tocado en suerte abastecer esa necesidad. La telenovela o teleserie, como se le suele llamar actualmente, que fue elemento fundamental para sostener la producción nacional, tiene a los turcos como protagonistas, que nos cachetean todas las tardes y las noches, en todos los canales nacionales y provinciales. Turquía  inundó no solo nuestras pantallas sino las del  mundo demostrando que con esta industria también se pueden generar divisas para el país: Hace unos 15 años atrás, las exportaciones de programas de TV le reportaron a Turquía ingresos de apenas 100.000 dólares. En 2015, esa cifra llegó a 250 millones de dólares, en una expansión que sueña llegar a los 2000 millones de dólares por exportaciones televisivas, hacia 2023.   

Argentina que años atrás, llegó a exportar sus contenidos, y a producir una docena de telenovelas largas por año, y una cantidad importante de series más cortas, hoy tiene en sus pantallas apenas dos telenovelas diarias, en los únicos dos canales de aire que programan ficción nacional, y un puñado de series que se reparten entre canales de cables y empresas de streaming. Dado esta situación podemos decir que nuestra ficción audiovisual está herida, pero herida de muerte. Y ante este panorama vemos además con preocupación como en las universidades, tanto estatales como privadas de todo el país, hay una enorme cantidad de jóvenes que año a año, se anotan para estudiar carreras referentes a la actividad, y nos preguntamos para qué?. Echar al mercado miles de jóvenes por año para que no puedan insertarse, además de injusto y frustrante para ellos, es anti económico para la economía del país. La pregunta que nos surge entonces es: cómo podemos hacer para salvar a la ficción nacional. Y tenemos una respuesta: Creemos que la única forma de salvataje, es con  una ley que  fomente la actividad: Fomento para el  gobierno nacional parece una mala palabra, pero queremos aclarar que, en este caso, no se refiere a  que el estado saque dinero de sus arcas para ponerlo en esta industria, sino que sean  aquellos que ganan dinero gracias a  esta industria, los que dejen una porción mínima de esas ganancias para que la misma pueda seguir viva. Que sean  las OTT y las empresas de telefonía que generan negocios de TV, las que  dejen un porcentaje de esas  ganancias para que se puedan producir contenidos nuestros, no solo a nivel nacional sino también provincial: estamos hablando de una ley absolutamente federal. Una ley que, además, plantee una cuota de pantalla que haga que un porcentaje del material que esas empresas  ponen al aire sea ese material que se produjo con su aporte.   Una ley que esta misma multisectorial presentó en el Senado de la Nación,  el año pasado con el número  P3362/17 y que puede ser perfectible, pero es sumamente necesaria para poder rescatar nuestra industria, y que por eso, le estamos solicitando hoy  desde este espacio,  a nuestro honorable  Congreso de la Nación, que la trate ya….!   

Quiero aclararles  que no somos los únicos en el mundo que creemos en esto: países como Canadá, Francia, Brasil, y hasta los Estados Unidos, tienen fomento para  su actividad audiovisual, y en el caso de Brasil,  con una ley similar a la que estamos proponiendo, pero en este caso una ley para canales de pago, como la llaman ellos, para tv y nuevas plataformas, con una cuota pantalla que le exige a las empresas multinacionales producir 3 horas y media semanales  de contenidos en coproducción, y que más del 50 por ciento de esa producción sea para proyectos independientes, o sea  pequeñas y medianas productoras, y también contempla a  las grandes empresas como Globo. Cuando comenzó a aplicarse la última versión de  este ley en 2006, Brasil contaba con alrededor de 600 empresas productoras, y en el 2017 o sea 11 años después, llegó a superar las ocho mil empresas de producción. 

Para poner un ejemplo europeo, este mismo año Alemania obligó a Netflix a pagar una cuota para  ayudar a financiar la producción, distribución, y exhibición del cine alemán.

Para terminar queremos señalar, que si no actuamos con celeridad,  las voces de nuestra ficción se irán apagando año a año, quedando apenas alguna que otra expresión de lo que fuimos alguna vez. Un amigo que tiene unos años menos que yo, me decía el otro día que él se crió viendo a Carlín, La Banda del Golden Rocket,  Muñeca Brava, Grande Pa,  La extraña Dama,  El Indio Catriel,  Zona de riesgo, Cebollitas,   Chiquititas. Hoy nuestros adolescentes , nuestros chicos, y nosotros también  vemos Fatmagul,  Elif, Kara para ASk, Esposa Joven, Sila, Ezel, Feriha,  El Sultán, y las series de Netflix, Amazon, HBO, Fox… aunque por ahí, haciendo fuerza para encontrar un espacio, se asomen,  Cien días para enamorarse,  o Sandro,  o el Gallo para Esculapio, haciéndonos ver que nuestro público nos sigue apoyando y por lo tanto, que seguimos vivos.”

 

Aquí, distintas imágenes del encuentro, tomadas por Magdalena Viggiani:

 

Graciela Maglie toma la palabra; el panorama de la industria observada desde la perspectiva de la mujer fue el foco de la charla.

El titular del Consejo de TV argentorista, Jorge Maestro, habla a la concurrencia.

A la derecha de la foto, Diego D´Angelo, durante un momento de la jornada en la que se trató la compleja situación vista desde el ángulo “federal”.

En primer plano, Sergio Vainman, Vicepresidente de Argentores, presente en la reunión realizada en el Hotel Presidente.

 

 

A continuación, imágenes del segundo encuentro, efectuado el miércoles 15:

Mesa dedicada  la comercialización, promoción y distribución de contenidos de hoy.

Habla Ralph Haiek, titular del INCAA (mesa en la que se trató el plan de fomento y gestión de ese organismo)

Guillermo Tello, Coordinador de la iniciativa, junto a dos legisladores: Lic. Alejandro Grandinetti y el Lic. Daniel Filmus.

Un momento de la charla en la que se trató “Visión y alternativa en el trabajo y la cultura.”


 La Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual está compuesta por las siguientes entidades:

ARGENTORES (Sociedad General de Autores de la Argentina)

AADI (Asociación Argentina de Intérpretes)

ACTORES (Asociación Argentina de Actores)

APIMA (Asociación de Productores Independientes de Medios Audiovisuales)

CAPPA  (Cámara Argentina de Productoras PyMES Audiovisuales)

DAC (Directores Argentinos Cinematográficos)

DOAT (Directores de Obras Audiovisuales para Televisión)

EDA (Asociación Argentina de Editores Audiovisuales)

FAMI (Federación Argentina de Músicos Independientes)

SADA (Sindicato Argentino de Autores)

SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores)

SADEM (Sindicato Argentino de Músicos)

SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes)

SATSAID (Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos)

SICA-APMA (Sindicato Argentino de la Industria Cinematográfica, Animación, Publicidad y Medios Audiovisuales)

SUTEP (Sindicato único de Trabajadores del Espectáculo Público)