Premio Martín Fierro para los creadores de “La 1-5/18” en el rubro Mejor Autor o Guionista

Luego de dos años de pandemia, APTRA volvió a realizar la tradicional ceremonia de entrega de los Premios Martín Fierro el pasado domingo, y en la categoría Mejor Autor/a o guionista fueron distinguidos Jessica Valls, Lily Ann Martin, Marcelo Nacci, Gimena Guardia y Pablo Iglesias por su trabajo en la telenovela “La 1-5/18” que se emitió por la pantalla de El Trece.

Desde Argentores, celebramos su distinción y reivindicamos una vez más la importancia del rol de los autores.

El momento en que Jessica Valls, Lily Ann Martin y Marcelo Nacci recibieron el premio Martín Fierro por su trabajo en la telenovela “La 1-5/18”

17 de mayo de 2022

Anunciaron las obras ganadoras del Certamen Nacional de Teatro de Humor 2022

De izquierda a derecha: Alfredo Carrascal, presidente CPE; Pablo Ferraro, Secretario de Cultura de la Munic. de Santa Rosa; Omar Lopardo, Delegado Cultural de Argentores; Profe. Dora Battistón, jurado; y Amparo Fernández, representante del INT provincial.

Este lunes 30 de mayo se anunciaron las obras ganadoras del Certamen Nacional de Obras de Teatro de Humor 2022 para la Fiesta Del Cigomático Mayor VI, que cuenta con el auspicio de ARGENTORES.

El jurado, integrado por la Profesora Dora Battiston y Alejandro Arias, determinó que las obras ganadoras son las siguientes:

  • 1º Premio: Viento de las almas. Seudónimo “Liliana Abon Garner”. De Gustavo Eduardo Satler, Paraná, Entre Ríos.
  • 2º Premio: Angélica (Zamba romántica con alienígenas). Seudónimo “Ronnie”. De Pablo Albarello, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
  • 3º Premio: Policías versus ovnis. Seudónimo “Border”. De Paula Echalecu, Las Flores, Provincia de Buenos Aires.
  • 1ra. Mención: Tierra pisoteada. Seudónimo “Jota de Eme”. De Jorge David Matzkin, Santa Rosa, La Pampa.
  • 2da. Mención: Lavie en rose. Seudónimo “Doctor Gri”. De Eduardo Luis Grilli, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
  • 3ra. Mención: Muerte perra. Seudónimo “Suipacha”. De Inés Cuesta, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El certamen, que se realiza con el auspicio de ARGENTORES, INT, Fundación Solaris, CPE y la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Santa Rosa, contó con más de 50 participantes de todo el país, incluso de autores argentinos en España.

Estas obras serán parte de un libro que editará la Editorial Voces, de la Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa. El mismo está previsto que sea presentado en el mes de agosto en Casa de La Pampa de CABA, con la presencia de las autoridades de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Santa Rosa, junto con las de ARGENTORES.

La representación de las obras está programadas en la ciudad de Santa Rosa, los días 10 al 13 de noviembre del presente año.


30 de mayo de 2022

Convocatoria al Premio Argentores de Teatro

El Consejo Profesional de Teatro invita a los autores de teatro a que participen del Premio Argentores a la Producción 2022 con sus obras declaradas y estrenadas en el año 2021.

Este año los géneros y rubros que se premiarán son:

  • Texto teatral para adultos.
  • Texto teatral para público infantil.
  • Texto para teatro musical.
  • Texto para obra unipersonal.
  • Coreografía original para obra estrenada.
  • Música original para obra estrenada.

Todos los autores deberán:

1) Enviar el texto vía mail a premioargentoresteatro2022@argentores.org.ar, aclarando el rubro: Texto teatral para adultos, Texto teatral para público infantil Texto para teatro musical o Texto para obra unipersonal.

2) En el caso de Coreografía original para obra estrenada se debe enviar el espectáculo completo por YouTube, con contraseña privada o Google Drive.

3) Para Música original para obra estrenada, se debe enviar el espectáculo completo por YouTube, con contraseña privada o Google Drive y agregar un archivo mp3 o la partitura por PDF.

4) Agregar en el mismo cuerpo del envío los datos personales: nombres, dirección, documento de identidad, teléfono de contacto. Aclaración: para todos los casos y rubros, la autoría puede ser compartida.


26 de mayo de 2022

El Espacio Audiovisual Nacional se reunió con el Ministro de Cultura nacional

Los representantes del sector y el funcionario trataron el anteproyecto de la Nueva Ley para la Producción Audiovisual Nacional

Los integrantes del Espacio Audiovisual Naciona junto al Ministro de Cultura de la Nación Tristán Bauer

Argentores, como integrante del Espacio Audiovisual Nacional (EAN), participó del encuentro de este espacio con el Ministro de Cultura nacional Tristán Bauer en el que se trató el anteproyecto de la Nueva Ley para la Producción y la Industria Audiovisual Nacional que promueven las entidades del sector.

De la reunión participaron el Presidente de nuestra entidad, Miguel Ángel Diani, y la Presidenta del Consejo Profesional de Cine de nuestra entidad, Graciela Maglie, quienes destacaron el esfuerzo de las y los integrantes del EAN para lograr que el proyecto se convierta en ley a la mayor brevedad posible.

El encuentro se desarrolló en un clima de cordialidad y se avanzó en el acuerdo de varios puntos, entre los que se destaca «la necesidad y la oportunidad de modificar la ley vigente».

El Ministro, por su parte, se comprometió a estudiar el proyecto con sus colaboradores y aportar sus puntos de vista.


26 de mayo de 2022

27 de mayo – Día del y la Documentalista

Hoy se conmemora en Argentina el Día del y la Documentalista en homenaje al director Raymundo Gleyzer, desaparicido durante la última dictadura cívico-militar en nuestro país. Desde Argentores saludamos a todos los/as autores/as y realizadores/as de este género tan potente en nuestra historia cinematográfica.

Raymundo Gleyzer nació en Buenos Aires en 1941. Estudió cine en la Escuela de Bellas Artes de La Plata, y dejó los estudios para viajar al nordeste brasileño a filmar su primer cortometraje, La tierra quema (1964). Trabajó como cronista y camarógrafo para el noticiero Telenoche de Canal 13, programa para el que produjo entre otras Nota sobre Cuba y Nuestras Islas Malvinas (1966).

Dirigió films etnográficos, como Ceramiqueros de Traslasierra (1965) y Pictografías del Cerro Colorado (1965). Trabajó junto a Jorge Prelorán en Ocurrido en Hualfín (1966) y, tras varios años de viajes por Europa, llegó a México para filmar su primer largometraje: México, la revolución congelada (1971). El documental fue prohibido en la Argentina, y logró estrenarse recién en 1973.

Más tarde dirigió Ni olvido ni perdón, film sobre un hecho que marcó simbólicamente el comienzo del terrorismo de Estado en la Argentina: la fuga del penal de Rawson y la Masacre de Trelew, el 22 de agosto de 1972.

Raymundo Gleyzer creó el grupo Cine de la Base, conformado por Juana Sapire, Alvaro Melián, Nerio Barberis, Alberto Vales y Jorge Santa Marina entre otros. El grupo produjo su película más ambiciosa: Los traidores (1973). Se trata de una ficción basada en hechos reales que disecciona el funcionamiento de la burocracia sindical a través de la transformación de un líder obrero en un sindicalista corrupto. La película es considerada hoy como una obra cumbre del cine político latinoamericano.

En 1974 el grupo filmó Me matan si no trabajo, y si trabajo me matan, sobre la huelga obrera en la fábrica INSUD, donde los trabajadores morían por contaminación por plomo en la sangre. Gleyzer ya era considerado internacionalmente como una de las voces más innovadoras y comprometidas del movimiento de cine militante latinoamericano que surgió en el continente en los años 70.

El 27 de mayo de 1976 fue secuestrado en Buenos Aires por la dictadura militar, y llevado al campo de detención El Vesubio donde fue torturado. Aún hoy continúa desaparecido. En 2011 el juicio contra El Vesubio culminó con la sentencia a sus responsables tras 35 años de impunidad.


27 de mayo de 2022

Acto de premiación del concurso “Las mujeres y Malvinas”

Será el martes 31 de mayo en el Foyer del Teatro Nacional Cervantes

El próximo martes 31 de mayo, a las 18.30, en el Foyer del Teatro Nacional Cervantes (Libertad 815 – CABA) se llevará a cabo el acto de premiación del certamen “Las mujeres y Malvinas”, organizado por el Teatro Nacional Cervantes, la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF) y Argentores.

Recordemos que las obras galardonadas son: 1° PREMIO: Condolencias, de Alicia Muñoz; 2° PREMIO: Regimiento 25, de Moira Mares; y Mención Especial a La niña sobre el alambre, de Fabián Díaz.

La autora del Primer Premio se hizo acreedora de $150.000 (ciento cincuenta mil pesos) y la puesta en escena de la obra se incorporará a la programación del TNC. Además, el Segundo Premio obtuvo $70.000 (setenta mil pesos). En ambos casos, los premios en efectivo serán abonados por la UNDEF.

Los textos fueron seleccionados en primera instancia por un comité de preselección constituido por: Enrique Papatino (Argentores), Zoe Ledesma y Matías Caciabue (UNDEF) y en segunda por un jurado de selección final integrado por: María Soledad Mizerniuk y Lucas Rozenmacher (UNDEF), Susana Torres Molina (Argentores) y Jorge Dubatti en representación del Teatro Nacional Cervantes.


26 de mayo de 2022

Día del Cine Nacional

El 23 de mayo de 1909, en el marco de las festividades del primer centenario del primer gobierno patrio, se estrenó en el teatro Ateneo –la esquina de Corrientes y Maipú– La Revolución de Mayo, primera película argentina argumental. Por esta razón, cada 23 de Mayo se celebra el Día del Cine Nacional.

La película original estaba dividida en quince cuadros, cada uno de ellos precedido por un cartel, de los cuales se conservan sólo nueve. En el film se relatan los sucesos que tuvieron lugar en Buenos Aires en la denominada Semana de Mayo, entre el 22 y el 25 de mayo de 1810.

La Revolución de Mayo es una película sin sonido y en blanco y negro, que tuvo como protagonistas a actores profesionales entre los que se encontraba Eliseo Gutiérrez. Dirigida y escrita por Mario Gallo, director y productor de cine que nació en Barletta, Puglia, Italia, el 31 de julio de 1878.

Mario Gallo tenía 27 años cuando llegó a la Argentina como Director de Coros de un elenco de operetas y vivió en Buenos Aires hasta su fallecimiento, acaecido el 8 de mayo de 1945. Según los cronistas se ganó la vida como pianista de café y fue en ese ambiente donde conoció a Atilio Lipizzi, otro italiano que había trabajado con Leopoldo Fregoli, famoso transformista que ya había filmado cortometrajes sin sonido para incluirlos en sus espectáculos. Y fue a partir de aquella relación de amistad que Mario Gallo aprendió algunos secretos de lo que no era otra cosa que un arte en ciernes. Años más tarde, inauguraría oficialmente nuestro cine nacional.

Escena de «La Revolución de Mayo»

23 de mayo de 2022

«La voluntad fue plantear un tema para reflexionar, no para provocar»

En una entrevista exclusiva, Claudia Piñeiro y Marcelo Piñeyro hablan sobre el proceso creativo de la serie El reino.

“Toda persona, y por eso también todo artista, es sin quererlo un producto de la realidad que le circunda. También se puede decir que el artista refleja esa realidad de un modo que no gustará a todos. No hay duda alguna de que cada persona expresa su época y lleva dentro de sí las leyes de ésta”, escribió Andrei Tarkovski; y reflexiona sobre la recepción unívoca del arte. “El artista tan sólo hace un intento de presentar su visión del mundo para que las personas miren hacia el mundo con sus propios ojos, lo revivan con sus sentimientos, sus dudas y sus ideas”. Mucho de esto está presente en la entrevista exclusiva que le realizó ARGENTORES a Claudia Piñeiro y Marcelo Piñeyro, en el marco de la sección Obra en construcción, donde reflexionan sobre el proceso creativo de la serie El Reino sin soslayar las convicciones que debieron sostener una vez que este thriller político generó todo tipo de críticas y debates.

¿Ya trabajaron juntos antes?

Marcelo Piñeyro: No, yo había adaptado una novela de Claudia, La viuda de los jueves, con Marcelo Figueras. Así nos conocimos, contándole como íbamos a masacrar su novela. Pasaron muchos años y un día nos llama un productor español para ofrecernos el proyecto de una serie. Me acuerdo cuando me citó que no me dijo de qué se trataba, pero que era para una reunión con Claudia Piñeiro para hacer algo juntos, fui contento, me entusiasmó. Cuando nos dijo para qué era… Se ve que a Claudia le pasó lo mismo, no le interesó la propuesta.

¿Cuál era la propuesta?

Claudia Piñeiro: Una continuación de La viuda de los jueves. A mí no me atraía el proyecto porque en su momento ya escribí lo que me interesaba contar sobre ese tema.

Marcelo Piñeyro: Después de la reunión fuimos a tomar un café para ponernos al día. Terminamos conversando de series, libros y películas. Nos dimos cuenta de que nos gustaba lo mismo y nos pareció una pena que no nos hubiera interesado la propuesta. Y ahí se nos ocurrió planear una nosotros y ver después de qué manera llevarla adelante. Nos pusimos a tirar ideas sobre la trama, estos pastores evangélicos como una herramienta de las nuevas derechas y pusimos una pequeña línea de arranque, el atentado y una descripción de personajes. De ese modo avanzábamos en lo que iría a la historia. Eso serían diez o quince páginas. Yo se lo envié a Netflix, que sabía que tenían ganas de hacer algo conmigo, y le dije a Claudia que podía pasar un tiempo largo hasta que nos llamaran. Pero al día siguiente me llamaron diciendo que les encantó el proyecto y que querían que nos pusiéramos a trabajar lo antes posible. Ellos querían primero la biblia.

Claudia Piñeiro: Y nosotros pensamos que era mejor escribir directamente el capítulo. Si no les gustaba, lo reescribíamos, no teníamos ningún problema. Escribir la biblia te da tanto trabajo como el capítulo, sobre todo en una manera de trabajo como la nuestra, donde sólo éramos nosotros dos. Si tenés un equipo de autores para los cuales desarrollar un montón líneas narrativas, ahí sí necesitás una biblia porque de lo contrario no podés transmitir lo que querés que escriban. Pero como nosotros dos hacíamos todo, en una reunión nos poníamos de acuerdo y después cada uno se iba a su casa a escribir.

Marcelo Piñeyro: Nos funcionó muy bien e hizo que escribiéramos muy rápido. Un temor que tenía yo, y supongo que Claudia también, apareció porque nunca había trabajado con una empresa del tamaño de Netflix y uno escucha toda clase de leyendas, rumores y fantasías. Me acuerdo de la primera vez que nos iban a pasar las notas…. Ese temor se fue rápidamente. Todo el tiempo trabajamos con mucha libertad, y eso tiene muchas ventajas. No sé si es una situación muy particular que nos sucedió a nosotros o es algo general. Pero hubo mucho respeto hacia nosotros como autores y tuvimos una libertad creativa absoluta. Y eso que es una serie que toma temas altamente controversiales que son los que aparentemente no se deben tratar con esta compañía. Y nunca nos dijeron nada, fue todo lo contrario.

¿De dónde surge la temática de la serie?

Claudia Piñeiro: Todo lo fuimos pensando entre los dos, tiramos varias puntas, no solamente ésta, hubo varios proyectos distintos y nos fuimos acercando cada vez más a esta temática. También tiene que ver con que los dos somos personas a quienes les interesa mucho lo que sucede en la realidad, los contextos políticos, lo que pasa en el mundo y en América Latina con respecto al poder. Además nos íbamos mandando noticias que abordaban esta cuestión de cómo se arman los partidos de derecha y cómo buscan aliados. Cuando empezamos a escribir la serie, Bolsonaro todavía no había sido elegido en Brasil. Muchas de estas cuestiones se fueron concretando. El golpe en Bolivia, por ejemplo. Hubo un montón de situaciones que se fueron dando en la realidad. Nos pasó con el episodio de Bolsonaro y el cuchillo. Decíamos que teníamos que apurarnos porque la realidad nos pisaba los talones.

Marcelo Piñeyro: Estábamos escribiendo El Reino, teníamos uno o dos capítulos, y en una cena con amigos empiezo a contar un poco de la serie. Y uno dice: “Es como si Bolsonaro fuera presidente”. Todos se reían porque les parecía inverosímil. Dos o tres meses después, era presidente. Siempre hubo algo central en todas las distintas ideas que pensamos: la manipulación que se está haciendo sobre la sociedad. Esto Claudia lo marcó mucho en cada entrevista que tuvimos, no es una serie que denuncia al evangelismo, en todo caso se señala a la manipulación que se hace sobre las sociedades. Lo interesante es cómo mediante la manipulación ingresan estas nuevas derechas muy extremas y cuánto de lo que parecían imposible terminó sucediendo. Estamos viviendo un momento en el mundo que me asusta un poco. Nosotros teníamos ganas de trabajar una ficción que reflexionara sobre esto, de algún modo también trabajar sobre nuestros temores.

¿Tuvieron que consensuar mucho durante el proceso creativo?

Claudia Piñeiro: Nosotros llegamos a consensos, sí. Creo que seríamos geniales opositores políticos. Empezamos a conversar sobre qué nos parecía que iba a pasar en la serie, no necesariamente estamos de acuerdo en todo, pero uno convence al otro, o cede porque le parece que la idea del otro es mejor. Otras veces coincidimos naturalmente. A uno se le ocurre una cosa y al otro, otra, pero no nos cuesta llegar a un acuerdo. Después, como diría Marcelo, sucede que hay determinadas líneas dentro de la narración que a él le salen más naturalmente y otras que me salen mejor a mí. Y a esta altura, después de haber escrito toda una temporada, ya lo sabemos. En general nos juntábamos tres veces por semana a tirar ideas, una especie de escaleta, me da no sé qué llamarla así porque no era una escaleta, y nos intercambiábamos el material. Usábamos colores para entender las notas del otro.

Marcelo Piñeyro: Básicamente, construimos rápidamente mucha confianza como para decirnos lo que no nos gusta del otro. Esa confianza de hablar con absoluta sinceridad hace que las cosas avancen mucho mejor. Estamos claros que no estamos compitiendo sobre quién tuvo tal idea sino que queremos construir nuestra serie, la serie es de los dos. Claudia es una gran constructora de marcos dramáticos y esa es la clave de la serie. Fue con mucha naturalidad que fue surgiendo todo el proceso creativo. En el Reino 2 teníamos el plus de estar trabajando con personajes que sabíamos quiénes eran, sabés cómo se mueven, cómo miran, cómo se vinculan, y eso creativamente te da un despegue más amplio. Un temor que teníamos los dos antes de hacer la segunda temporada era hacer más de lo mismo. Creo que encontramos el modo dentro de ese universo de dar una vuelta y estamos haciendo una nueva temporada que va a sorprender tanto como la primera, aunque es más potente que la anterior y tiene una mirada y una reflexión oblicua sobre el presente.

«Todo lo fuimos pensando entre los dos, tiramos varias puntas, no solamente ésta, hubo varios proyectos distintos y nos fuimos acercando cada vez más a esta temática», asegura Claudia Piñeiro

¿Debieron tener en cuenta costos de producción en el momento de escribir el guion?

Marcelo Piñeyro: Es cierto que tenemos un presupuesto mucho más generoso que la ficción local, pero te puedo asegurar que por lo menos la primera temporada luce mucho más cara de lo que realmente fue. Cuando nos pusimos a escribir, nadie nos dijo el presupuesto es “tanto”. En ese sentido también trabajamos con absoluta libertad. Varias veces me ofrecieron trabajar en televisión abierta, tanto en Argentina como en España. Pero pasé todos los casos porque conozco los tiempos de rodaje y los presupuestos. Preferí seguir trabajando en cine. En el 2000, descubrí que había un nuevo formato narrativo que me resultaba enormemente seductor para poder contar las historias con mayor desarrollo en el tiempo, los personajes y un manejo distinto de las líneas narrativas, tanto las centrales como las paralelas. De pronto, aparecieron las plataformas y con ello un modo de producción posible para nosotros y más parecido, no igual, al modo de producción de las series sajonas. En este caso, íbamos entregando los capítulos a Netflix y nunca nos dijeron nada respecto de costos de producción. Lógicamente, como te dije, hay un presupuesto y un tiempo de rodaje distinto que el de la televisión de aire. Se dieron todas las cosas a favor nuestro para poder hacer El Reino como la hicimos.

Claudia Piñeiro: Marcelo tenía permanentemente devoluciones de los técnicos y de los asistentes con comentarios sobre el texto. Eso se da siempre, me refiero a trabajar con un editor que corta y pone comentarios sobre la serie, haga devoluciones. Antes de estrenar teníamos devoluciones que luego se replicó en lo que fue en la sociedad en general.

Tu literatura, Claudia, siempre permite reflexionar sobre aspectos sociales y culturales. ¿Cuánto de tu impronta literaria trasladaste al guion?

Claudia Piñeiro: La historia tiene un montón de cuestiones interesantes para reflexionar. Todo lo hay detrás, en el sentido de cómo se maneja a la gente, cómo es el poder y cómo es la justicia, etcétera, lo pensamos siempre desde los personajes. De todos modos, en tu pregunta del traslado, hay que tener en cuenta que, en la literatura, hay cosas que se pueden explicar con todo el tiempo del mundo. En lo audiovisual necesitás ir al grano, por lo menos en este tipo de series. Es necesario cerrar los temas. En la literatura yo muchas veces dejo los temas abiertos y el lector tiene que terminar de resolverlo en su cabeza. En cambio, en esta serie, que tiene un formato de thriller, tenés que ir cerrando esas compuertas que le abriste al espectador. Hay muchas cosas de lo que soy como escritora que se lo tomo prestado a la guionista. Una de las primeras formadoras que tuve fue María Inés Andrés, gran formadora de guionistas. Era una directora y guionista de una cultura extraordinaria hizo La nena, Los creadores, cosas de la época en la televisión de Goar Mestre. Ella nos hacía leer guionistas franceses, por ejemplo, para poder pensar a los personajes que, nos decía ella, tenía que ver con el cuestionario de Proust. María Inés Andrés nos hacía esas preguntas para todos los personajes. Te decía: “Vos tenés que saber cómo es su familia, cómo es su padre, qué hace cuando se encierra en el baño, se ve en el espejo y nadie lo ve”. Un montón de preguntas que después no van a la serie, pero vos necesitás saberlo para saber quiénes son. Y ella nos decía: “Si vos sabés eso, le das la oportunidad al actor que tiene un papel absolutamente secundario de dejar un bolo para hacer un personaje”. María Inés Andrés era muy precisa y asertiva en la formación de los personajes. Para la literatura también lo pienso de ese modo. Otra cosa que viene del guión y traslado a la literatura es la estructura dramática. Hay muchos textos que se caen por falta de estructura dramática. Recuerdo que hice un curso con Mauricio Kartun y él decía que es como construir un edificio. Todo lo que aprendí en la escritura de guión y en la escritura de dramaturgia los tomo en la literatura y por eso hace que tenga algunas características particulares.

Escena de «El reino», serie producida y emitida por Netflix

Más allá de la repercusión y la respuesta del público, ¿imaginaron que la serie generaría tantos debates?

Marcelo Piñeyro: La voluntad fue plantear un tema para reflexionar, no para provocar. Es nuestra reflexión la que plasmamos allí. Los dos somos enamorados de las narraciones y tuvimos en cuenta los artilugios narrativos. Uno antes que ser director o guionista, es un ciudadano que padece y disfruta la sociedad en la que vive. Como ciudadano tenés una ideología, y aquí me separo totalmente de lo partidario porque eso sí que lo intentamos evitar, que es constructora porque organiza tu mirada de lo macro y de lo íntimo…De todo. Obviamente que no nos sacábamos la ideología para escribir, porque además creo que es algo que no se puede hacer. Con Claudia podemos tener muchísimas diferencias pero no en lo ideológico, tenemos una mirada en común del mundo de hoy. Cuando hablábamos de cómo surgió la idea de El Reino, también habría que mencionar nuestros temores y preocupaciones acerca del mundo. Cuando uno dice que le preocupa la historia y los personajes no quiere decir que no le preocupa lo ideológico. Es imposible sacarse lo ideológico de la cabeza.

Claudia Piñeiro: Nosotros nos dábamos cuenta de que esto iba a impactar en la sociedad, pero no nos imaginábamos que se daría un debate de tal magnitud. No es habitual. En un momento nuestros teléfonos sonaban permanentemente, no se hablaba de otra cosa que de El Reino. Todo eso sucede de vez en cuando con un hecho artístico. Por supuesto que nos parecía que había mucha gente a la que le iba a interesar y que tendría su impacto. Igualmente hay que diferenciar el hecho artístico de nuestra persona. A veces te tomás mal una crítica porque la hacés personal cuando en realidad está hablando de ese hecho artístico. En esta serie en particular hubo muchos comentarios y ataques que fueron a lo personal más allá del producto y creo que ahí se desvirtuó un poco esto que vos estás planteando. En general uno escucha las críticas, hay cosas que te parece que están bien y decís que sí, que tiene razón, y a otras veces decís qué suerte que se dieron cuenta de esto que yo quería que vieran. Otras que te pueden resultar indiferentes. Pero eso es la crítica bien entendida.

«Nosotros nos dábamos cuenta de que esto iba a impactar en la sociedad, pero no nos imaginábamos que se daría un debate de tal magnitud», afirma Claudia Piñeiro

Marcelo Piñeyro: Yo tuve una experiencia con mi primera película, Tango feroz, en las que hubo críticas muy adversas. Como tuvo tal repercusión me hizo daño porque sentía que se me terminaba la carrera, pero después cuando salió al mundo y fue elegida para los festivales más importantes y tuvo premios por todos lados, recibí críticas súper elogiosas en Europa, Estados Unidos, Sudáfrica y Asia. Ahí empecé a ver la relatividad de todo y cómo muchas veces no se habla de la obra sino de otras cosas, generalmente imaginarias, que le atribuyen a uno. Reconozco que hubo un tiempo en el que me hacía mucho daño pero con el tiempo lo superé y ya, francamente, no me importa. No leo las críticas. Obviamente lo que le pasó a Claudia es otra cosa que no tenía que ver con lo estético, tenía que ver con un ataque personal hacia ella, por su compromiso a causas que son públicas. Y volviendo a tu pregunta, a mí me pasa como espectador, que voy a ver películas que me parecen geniales y otras que me parecen bodrios, otras que a los demás les parece genial y a mí no. Todos tenemos nuestras razones, no hay una sola. Hoy no me importan los premios ni las críticas, francamente hoy me importa seguir haciendo lo que me interesa hacer. Yo soy un convencido de que soy dueño de lo que hago hasta que lo entrego. Una vez que llegó al público es de ellos, ya no es más mío.

Yo me formé en los 70, el cine era totalmente popular en cuanto al deseo de llegar, de contar, y por otro lado profundamente contestatario. En mi caso en particular es el cine americano de fines de los 60, comienzos de los 70. Me marcó por completo. Obviamente, en los 80 empiezan a cambiar las cosas porque empieza a cambiar el modelo sociopolítico y económico, entonces con el arraigo del neoliberalismo… Yo creo que lo que podemos hacer es lo que nos gusta ver, y eso no es irrelevante. Lamentablemente en el último tiempo gran parte de la producción cultural es absolutamente irrelevante. Si se sigue produciendo o se deja de producir no le importa a nadie. La producción cultural no es un acto hedonista. Yo creo que una obra se completa con el receptor, sino es un hecho físico, es ese ida y vuelta que hace que nosotros sigamos leyendo a los griegos y se siga representando. Obviamente el deseo siempre es hacer algo que a alguien le pegue en el alma como a mí me pegaron determinadas novelas, obras teatrales, películas y eso yo creo que es profundamente ideológico. Tiene que ver en cómo vos ves al otro. Nosotros le estamos contando una historia a alguien, no a nosotros mismos. Y ojalá que a ese alguien esa historia le importa como le importa a nosotros. Eso sí es ideología.

Diego Peretti y Mercedes Morán, protagonistas de «El reino»

Claudia Piñeiro: Yo coincido en que uno no puede separar la ideología del hecho artístico. Por supuesto que cuando escribo literatura e incluso en El Reino uno intenta no hacer ninguna bajada de línea y dejar que el otro complete la historia a su manera, desde su punto de vista. Lo que hacemos nosotros es poner foco sobre algo, creo que es esa la función, mirar algo que esta velado, después otro hace su construcción. A partir de la serie hay gente que nos ha llamado y dijo que se sintió absolutamente identificada, que formó parte de una Iglesia evangélica y que le han robado la casa y que los han abusado y hay gente que nos llamó y nos dijo que esto no es así, que estuvieron en una Iglesia evangélica y que fue lo mejor que le pasó en la vida. Hay gente que nos escribió diciendo que les interesó mucho cómo trabajamos el tema de la Justicia en relación a la desaparición de menores. Hay otros que dijeron que les interesó lo de los servicios de inteligencia. Las conclusiones son del espectador, nosotros iluminamos.

Marcelo Piñeyro: La obra hubiera sido la misma, pero no sería mejor ni peor. Así, sería un hecho físico irrelevante. Lo que da la relevancia es el ida y vuelta entre obra y receptor, que sacuda de ese modo, es una recompensa para mí. Yo me enamoré del cine que provocaba debates, que sacudía sociedades, que provocaban cambios, el mundo no sería igual sin estas películas. El deseo es hacer algo que deje huella en alguien.


19 de mayo de 2022

Actualización de los montos mínimos de contratos de cine

La misma entrará en vigencia a partir del 1º de junio de 2022

Como se ha comunicado insistentemente, el rubro “Libro cinematográfico” representa el 5% del presupuesto de la película, excluidas las copias, la publicidad y los honorarios de dirección, producción y guion (costo por debajo de la línea).

Por la Resolución 485, art 2, de mayo de 2022 de INCAA se fija el costo medio del largometraje en $60.000.000.-, por lo que el monto mínimo de contrato para este rango de producción para vivo y animado, ficción y documental se estipula en $3.000.000.-

Como siempre, Argentores contempla un mínimo para películas de muy bajo presupuesto en base a la mitad del costo medio. Es decir, en base a $30.000.000.- el mínimo de contrato para el rango de producción por debajo de la media se fija en $ 1.500.000.-

Cuando el presupuesto de la película sea inferior a la mitad del costo medio, el/la autor/a y el/la productor/a acordarán la cifra proporcional que corresponda.

Quedan incluidos en estos mínimos los documentales cuyos presupuestos se inscriban en los rangos de producción similares a los de la ficción. Dada la gran variedad existente en los montos de presupuestos de documentales, se fija un mínimo de $300.000.- estimado sobre un presupuesto de $ 6.000.000.-

En todos los casos es imperioso que el/la productor/a ponga en conocimiento a los/las guionistas del presupuesto o costo final, según corresponda, a la hora de acordar el monto de los contratos.


12 de mayo de 2022

Ivonne Fournery en el ciclo “Charlas con Maestras y Maestros”

Será el lunes 30 de mayo, a las 19, a través de la plataforma Zoom

El lunes 30 de mayo, a las 19, la autora y actriz Ivonne Fournery participará de un nuevo encuentro del ciclo “Charlas con Maestras y Maestros”, organizado por la Comisión de Cultura de Argentores.

El próximo lunes 30 de mayo, a las 19, la autora y actriz Ivonne Fournery participará de un nuevo encuentro del ciclo “Charlas con Maestras y Maestros”, organizado por la Comisión de Cultura de Argentores. En esta oportunidad, bajo el título “Adaptar es adoptar. De cómo el respeto al original es la mejor herramienta para la adaptación de textos”, la autora disertará sobre su tarea, de más de dos décadas, adaptando obras teatrales clásicas al formato radial para el ciclo “Las dos Carátulas”, de Radio Nacional. Como adelanta en el subtítulo de esta charla, nos contará sobre su respeto al material original para lograr una adaptación ajustada y respetuosa de su autor o autora.

El encuentro se realizará a través de la plataforma Zoom de forma gratuita pero requiere inscripción previa. Las interesadas e interesados deben escribir a cultura@argentores.org.ar incluyendo nombre completo, nro. de DNI y de teléfono. Unos días antes de la charla recibirán el link de acceso.

Como es habitual, la charla será grabada y difundida posteriormente a través de nuestra página web.


13 de mayo de 2022

Día del/la autor/a y compositor/a musical

El Día del/la Autor/a y Compositor/a Musical, se celebra cada año en Argentina en conmemoración del 11 de mayo de 1813, cuando fue aceptado el Himno Nacional Argentino. Por este motivo, desde Argentores queremos felicitarlos a todos y muy especialmente a nuestras socias y socios.

El 6 de marzo de 1813, recordamos, la Asamblea propuso crear y componer la letra del Himno Nacional. Dos meses después, el 11 de mayo de 1813, se presentó la letra de éste.

Desde entonces, además de celebrar el 11 de mayo el día del Himno Nacional, en Argentina también se celebra el día del/la autor/a y compositor/a musical.

En nuestro país, la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música (SADAIC) es la institución que, por Ley 17.648, se encarga de la gestión colectiva de los autores y compositores de música. Se trata de la única entidad autorizada para percibir y distribuir los derechos generados en la utilización de obras musicales, tanto nacionales como extranjeras.

El Himno Nacional Argentino fue compuesto por Vicente López, y luego llevado al pentagrama por el pianista Blas Parera.


11 de mayo de 2022