No me arrepiento de este amor

Entrevista a Lorena Muñoz: “Esta historia es increíble, ¿por qué nadie la contó antes?”

“Yo vengo del documental. A mí me gusta mucho la investigación, realizar entrevistas. Las grabo y luego todo es utilizado de diferentes maneras. En el caso del documental, yo intento, dentro de la etapa de investigación, que toda esa información luego me sirva para armar el guion. Entonces, cuando voy a filmar, ya sé que puedo pensar una puesta en escena para todos esos personajes de los que ya tengo determinada información. En el caso de la ficción es muy similar sólo que, como esos personajes que estoy entrevistando no voy a tener que filmarlos después, voy a fondo con la entrevista”, dice la reconocida directora, guionista y productora Lorena Muñoz durante la entrevista que le realizó Argentores en el marco de la sección “Obra en construcción” para conversar sobre el proceso creativo de la película Gilda, no me arrepiento de este amor.

Dirigida por Lorena Muñoz y escrita junto a Tamara Viñes, el film fue estrenado en 2016 y fue merecedor del Premio Cóndor de Plata a la Mejor Actriz –Natalia Oreiro– y el Premio Cóndor de Plata al Mejor Actor de Reparto –Lautaro Delgado–, entre otros galardones. “Si bien mi origen musical es tanguero y rockero, empecé a escuchar cumbia por Gilda. Las letras de sus canciones me parecieron muy buenas, tanto que se me ocurrió que también podrían ser un tango. Me refiero a No me arrepiento de este amor, por ejemplo. A partir de ahí me dediqué a investigar en una pequeña línea, una especie de sinopsis muy corta, y descubrí que fue ella quien escribió la letra de esa canción, que había sido maestra jardinera y había dejado todo para terminar convirtiéndose en un icono de la música popular y de la cumbia en particular. Y me dije: ‘Esta historia es increíble, ¿por qué nadie la contó antes?’ Y justo me acordé de que con Natalia Oreiro, que nos hicimos amigas cuando yo trabajé como productora en la película Infancia clandestina de Benjamin Ávila, nos planteamos la posibilidad de hacer algo juntas en algún momento. Y cuando surgió lo de Gilda fue como cuando todo de alguna manera se alinea. Llamé a Natalia y se lo propuse. La idea le encantó. Y ahí surgió el primer inconveniente: conseguir los derechos.

¿No habías escrito nada hasta ese momento?

Cuando se trata de una historia donde necesitás derechos para poder filmarla, no podés hacer nada antes porque todo se convierte en una pérdida de tiempo. A mí me pasó cuando estudiaba cine. Tamara Viñes y yo habíamos hecho la adaptación de una novela de Adolfo Boy Casares y no pudimos conseguir los derechos. Por ahí debe andar el guion, en algún cajón. Para poder hacer Gilda, no me arrepiento de este amor, necesitábamos una serie de derechos que, en este caso, los tiene Fabricio Cagnin, el hijo, su único heredero. Además de los derechos de imagen y la historia también tuvimos que tramitar derechos por las canciones, tanto las de su autoría como las de otros, porque Gilda cantaba un montón de temas que no eran suyos. Recuerdo que un día fui hasta la casa de Fabricio y le toqué el timbre. Me atendió su esposa, Brenda, ellos acababan de ser padres hacia muy poco tiempo. Y le dije que yo estaba interesada en hacer una película. No quedamos en nada concreto ese día. Semanas más tarde volví a ir con una grabación de Natalia, interpretando una de las canciones de Gilda y con una carta que escribimos las dos, contándoles que nos sentíamos muy identificadas con su madre. Y fue después de eso que Fabricio nos firmó los derechos y comenzamos el camino de la producción y el de la parte creativa.

¿Durante el proceso creativo, tenían muy claro lo que iban a contar?

La clave cuando se abordan esta clase de proyectos es tener bien claro qué cosas no se van a contar. La verdad es que yo sentía mucha responsabilidad. No sólo porque se trata de una ídola popular, sino también por su hijo. Por nada del mundo quería ser irrespetuosa. No estaba dispuesta a ceder algunas cuestiones de principios estéticos o ideológicos con tal de que la película gustara. Estuve durante un año, mientras escribí el guion con Tamara Viñes, despertándome todos los días a las cinco de la mañana en punto. Llegó un momento en que estaba muy estresada. Imaginate que Fabricio confió tanto en mí que jamás me pidió el guion para leerlo.

¿Cómo pensás la relación entre la ficción y los acontecimientos reales?

Hay que ser muy responsable porque, por lo general, este tipo de biografías terminan quedando como la historia oficial. Por eso hago tanto hincapié en la responsabilidad y el rigor histórico. Me acuerdo de que una vez, en una nota que me habían hecho sus fans, me preguntaron qué cambios habíamos hecho en relación a su vida y yo les hablé del padre de Gilda que murió cuando ella tenía un poco más de veinte años, pero que, para nosotros, en el guion, era importante que muriera teniendo ella quince años. Y eso es algo que, si bien no modifica en nada la historia, es un elemento como autoras en términos de las reglas que tiene un relato cinematográfico. También pienso que no está bueno quedarse muy pegado a la verdad de la historia, al punto de que no te permita construir un relato interesante. Es decir que de tan realista pierda el misterio. Por otro lado, me preguntaba, y aún me pregunto, cuántas verdades hay sobre algunos temas, ¿no? No me refiero a hechos sustanciales, pero en algún lugar uno siempre inventa cuando se trata de la adaptación de una historia que tiene correlato con la vida real. Pensemos que hay un millón de momentos que no sabremos cómo fueron ni cómo pasaron. Nosotras hablábamos, por darte un ejemplo, con diez personas sobre Gilda a partir de un hecho en común y nos daban diez perspectivas radicalmente diferentes.

¿De esas entrevistas, como te referías al principio, es de donde parte tu rigor histórico?

Sí, tal cual. Nosotras lo primero que hicimos fue entrevistarnos con todas las personas que pudimos. Fue un trabajo muy interesante, antropológico te diría. De a poco vas construyendo un imaginario y como autora vas moldeando también para llevar todo lo que vas descubriendo hacia cierta forma en donde, y esto se relaciona con la pregunta que me hiciste antes, ya empezás a ver que hay cosas que no te interesa contar. Y descartás. Nos interesaba mucho hablar con sus amigas íntimas para tratar de entender quién era Miriam Alejandra Bianchi, verdaderamente. Al fin y al cabo es una historia de transformación. Yo siempre digo que nosotras construimos nuestra propia Gilda a partir de esta investigación. Y digo esto porque hay otras Gildas posibles. Podría surgir alguien a quien le interese contar la historia de Gilda desde que nace hasta que va al casting porque le encanta el momento en que deja de trabajar como maestra jardinera, por ejemplo. Otra persona podría enfocarse en la historia de la Santa Gilda, que por otro lado es algo que nosotras decidimos no abordar.

¿Qué es lo primero que escribieron cuando comenzaron con el guion?

Lo primero que hicimos fue una línea de tiempo, donde por un lado está la historia personal de Gilda y por el otro todo su progreso creativo. Entonces surgió algo muy interesante, intentar ver si coincidían las canciones que ella decidía cantar con lo que estaba viviendo. Y en general coincidían. Si no sucedía naturalmente, nos ajustábamos para que se lograra esa sincronización entre el arte y la vida. Utilizamos ese recurso a modo de progresión dramática para la película. Y una vez que tenemos la línea de tiempo planteamos el conflicto.

¿Resultó sencillo encontrar el conflicto?

La verdad es que sí. El conflicto no es otra cosa que esa búsqueda de querer ser ella misma y dejar de ser quien era. Eso tenía consecuencias. A mí me gusta pensar que era mucho más fácil para ella quedarse en el lugar de Miriam Bianchi. En principio porque era más cómodo. Su cambio es una búsqueda de incomodidad, claramente.

¿Hubo modificaciones durante el rodaje?

Sí, hubo toda una línea que la sacamos luego de filmarla, ya en la edición. Era una línea de tres escenas, no era mucho, pero abría otras cosas y nos resultó raro. También había algo en relación a su infancia que nos pareció innecesario y extendía demasiado la película. Ahora me estoy acordando de algo que sucedió con el comienzo donde yo me había imaginado una puesta en escena monumental. La cámara iba solidaria con el ataúd, es decir una especie de subjetiva. La cámara todo el tiempo está acompañándola a ella, te diría respirando a su lado, por eso jugamos mucho con el latido del corazón durante toda la película. El corazón es un elemento muy fuerte porque además ella lo incluye en todas sus letras. Por eso lo tomamos como un elemento muy simbólico. En un momento en la película, dice “Escuchen lo que me hace sentir”. Y se pone el micrófono en el corazón. Técnicamente eso no existe, me dijeron los sonidistas. Claro… si un músico se pone el micrófono en la zona del corazón no se escuchan los latidos. Ahí tenés una licencia poética. Me encantaba imaginar un estadio latiendo junto a Gilda parecía una imagen hermosa con los fans a su alrededor. La idea era que la cámara se elevara en una grúa altísima para que pudieran verse quinientas personas mientras sostienen el ataúd. En el guion está escrito de esta manera: “Un mar de personas…” Bueno… no se pudo. No hubo presupuesto. De todas maneras a todos les gustó cómo resolvimos el comienzo.

 ¿La estética de la película responde a lo que buscaste desde un principio?

Sí, totalmente. Todos en comunión, ésa es mi sensación. Primero porque fue una película muy pensada. Tuvimos mucho tiempo. Íbamos a filmar en 2015 y a Natalia le surgió un compromiso, entonces tuvimos que esperar. Y estuvo buenísimo porque, mientras terminábamos el tema de los derechos, y buscaba las referencias de un montón de películas para foto y arte, entre otras cosas, trabajamos mucho en el guion. Tenemos diecisiete versiones hasta llegar al definitivo.

Charla: «Breve historia del autor y la autora»

El lunes 19 de julio, a través de la plataforma Zoom, el dramaturgo y Presidente del Consejo de Teatro de Argentores Roberto Perinelli expuso sobre “Breve historia del autor y la autora. De 1717 a Teatro Abierto”. ¡Mirá el video completo!

El lunes 19 de julio, el dramaturgo y Presidente del Consejo de Teatro de Argentores Roberto Perinelli brindó una conferencia sobre “Breve historia del autor y la autora. De 1717 a Teatro Abierto”, en el marco del ciclo “Charlas con maestras y maestros”, organizado por la Comisión de Cultura de Argentores.

En 1717 se escribió la primera obra teatral en territorio nacional. De este modo comenzó la historia de nuestra literatura dramática, que en forma resumida reconstruiremos en su trayecto durante un siglo XIX con escasos autores y poca producción, y la trascendente situación autoral del siglo siguiente, reino del sainete y del grotesco criollo, nuestro género icónico. También época del Teatro Independiente y de dos de sus primeros autores representativos, Roberto Arlt y Carlos Gorostiza. Se sumará al relato, como herencia legítima del movimiento, la generación del 60 en sus dos vertientes, la realista y la neoabsurdista, terminando con el estallido de Teatro Abierto y la mención de sus autores/as combatientes.

¡La charla fue grabada y ahora está disponible para disfrutarla!

Pesar por la muerte del autor chaqueño Hugo Blotta

Con profundo pesar, Argentores despide a su socio Hugo Osvaldo Blotta quien falleciera ayer, 5 de julio, a los 64 años, en su Chaco natal. Desde nuestra entidad enviamos nuestras condolencias a su familia, amigos y colegas.

Hugo Blotta fue dramaturgo, docente y director teatral. Hace algo más de 35 años, había fundado la Sala 88, un espacio que supo instalarse como referencia en la escena local y recibir innumerables obras teatrales.

Entre sus creaciones recordamos Nunca es tarde, Los cuentos de la abuela Marabichu, Locos por la limpieza, Nosotras, El agujerito finito, La cruz de los Cruz y El caminante de Resistencia

Charla sobre “Nuevas Tecnologías” en Radio Nacional

Nora Massi

En el ciclo “Latinoamérica”, conducido por Nora Massi, en la Folklórica FM 98.7 de Radio Nacional, se realizó una entrevista a Pablo Menegol, experto en comunicación, marketing y nuevas tecnologías, y colaborador del Consejo Interdisciplinario de Nuevas Tecnologías de Argentores.

Durante la charla, se abordó el concepto de las nuevas tecnologías y el campo de acción que abarca, así como el trabajo que desde Argentores se viene realizando por defender los derechos de autor en las nuevas plataformas de contenidos.

Felicitaciones a Radio Nacional en su 84º aniversario

Argentores quiere saludar a todos los que hacen realidad nuestra Radio Nacional desde su creación, el 6 de julio de 1937. En su 84º aniversario felicitamos a guionistas, locutores, periodistas, operadores, productores, directivos y todos los trabajadores que día a día aportan su talento y conocimiento al servicio de esta emblemática emisora.

Laura Barneix visitó el ciclo «Autores en línea»

El ciclo radial “Autores en línea”, que se emite todos los miércoles, de 15 a 16 por “La RZ radio online”, entrevistó a la autora, guionista y docente Laura Barneix.

«Autores en línea”, conducido por Alejandra Boada y Raúl Martorel, es un ciclo dedicado a la actividad autoral en nuestro país en las áreas de cine, teatro, radio, televisión y nuevas tecnologías.

Charla sobre ficción radial y derecho de autor

Video completo con la charla dedicada al tema de los derechos de autor en la ficción radial, tanto en radio tradicional como en radio a demanda (Podcast)

El jueves 1 de julio, a través de la plataforma Zoom, el Consejo Profesional de Radio de Argentores realizó una charla abierta sobre “La ficción radial y derechos de autor”.

Durante la charla, que abarcó la ficción tanto en radio tradicional como en radio a demanda (Podcast), se abordaron temas como:

  • Distintas formas de ficción en radio
  • Adaptaciones
  • Dominio público
  • ¿Cómo declarar? (Formulario 1008)
  • Autogestión en la página web de Argentores
  • Beneficios obtenidos por declarar y/o asociarse

Una vez concluida la exposición, que contó con la coordinación de María Mercedes Di Benedetto, los participantes realizaron preguntas y comentarios sobre los contenidos del encuentro.

“El regreso de la ficción radial” en el ciclo de charlas de Argentores

Se realizará el próximo 23 de agosto, a través de la plataforma Zoom, y estará a cargo de María Mercedes Di Benedetto

El próximo lunes 23 de agosto, a las 19, a través de la plataforma Zoom, María Mercedes Di Benedetto, integrante del Consejo Profesional de Radio de Argentores, hablará sobre “El regreso de la ficción radial” en el marco del ciclo “Charlas con maestras y maestros”, organizado por la Comisión de Cultura de nuestra entidad.

La ficción radial, en sus distintos formatos, ha vuelto al parecer para quedarse y para continuar creciendo. La pandemia que nos ha llenado de sombras ha, sin embargo, proyectado luz sobre las historias sonoras: su pasado, su presente y su esperanzador futuro serán motivo de esta charla.

El encuentro tendrá acceso libre y gratuito, con inscripción previa a través del correo electrónico cultural@argentores.org.ar. Las interesadas e interesados deben escribir incluyendo nombre completo, número de DNI y teléfono. Unos días antes del evento recibirán el link de acceso.

Como se viene realizando a lo largo del ciclo, la charla será grabada y difundida posteriormente a través del canal de YouTube de Argentores.

Nuevo proyecto de Ley para la Producción Audiovisual

Fue propuesto por el colectivo Espacio Audiovisual Nacional. Como integrantes de este espacio, desde Argentores estamos trabajando para agregar las demandas de nuestros y nuestras guionistas a este proyecto

En un contexto internacional donde varios países europeos, con Francia a la cabeza, imponen a los servicios de streaming -los grandes ganadores de la pandemia- impuestos y obligaciones para invertir en la producción audiovisual local, el colectivo argentino denominado Espacio Audiovisual Nacional (EAN) dio a conocer en la tarde de ayer un nuevo  proyecto de Ley para la Producción Audiovisual, que grave a las nuevas tecnologías y plataformas digitales. 

«Existen gran cantidad de negocios comerciales multinacionales que facturan cifras millonarias a los usuarios locales, a través de las nuevas tecnologías digitales de oferta y exhibición de contenidos audiovisuales. Estas empresas no contribuyen, en la real medida en la que deberían, a fortalecer la producción local de películas, series y nuevos formatos, como ya en otros países comienzan a estar obligados a hacerlo para generar una vigorosa industria audiovisual», señala en sus considerando el EAN en su página web.  

A mediados de 2020, desde un grupo de reconocidas entidades profesionales de directores/as, guionistas y productores/as con una histórica participación en la defensa de la actividad audiovisual a nivel nacional, entre ellas DAC – Directores Argentinos Cinematográficos (www.dac.org.ar), APIMA Asociación de Productores Independientes de Medios Audiovisuales (www.apima.com.ar), PCI – Proyecto Cine Independiente (www.pcicine.com), ARGENTORES – Sociedad General de Autores de la Argentina (www.argentores.org.ar), con la colaboración de profesionales expertos en administración pública y extensa experiencia en la redacción de leyes, iniciaron este trabajo que se centró principalmente en identificar todos aquellos factores que en la práctica no funcionaron tal como fueron propuestos hace 27 años en la Ley de Cine.

Muy especialmente, la tarea también consistió en identificar e incluir en el texto aquellas cuestiones que hoy, por uso y aplicación de las nuevas tecnologías digitales, han pasado a ser esenciales y no fueron contempladas cuando esta normativa fue sancionada, dado que obviamente no existían en aquel entonces.

La falta de actualización de la vigente Ley de Cine 17.741 dio inicio a este trabajo y propuesta, tendiente a lograr un texto borrador con el objetivo de convocaral diálogo y de consensuar una propuesta de proyecto de Ley, que permita contemplar las necesidades e intereses de todos los sectores involucrados en la actividad de la producción audiovisual nacional.

Según el EAN, «no se trata aquí de un texto ‘cerrado’ sino y, por el contrario, de un punto de partida para abrir el diálogo, escuchar nuevas propuestas e ideas, colaborar y trabajar en conjunto para lograr el necesario consenso que una normativa como esta requiere». Para ello, convocaron a una primera mesa de trabajo con reconocidos/as productores/as, guionistas y directores/as, principales conocedores de la aplicación práctica de la actual Ley, a los que continuaron sumándose más profesionales y entidades de diferentes sectores con el objetivo de conseguir una normativa actualizada que logre poner nuevamente en pleno funcionamiento a nuestra industria audiovisual.

El texto del EAN señala que «día tras día se pierden las fuentes de trabajo de directores y directoras audiovisuales, guionistas, actores y actrices, técnicos audiovisuales, e infinidad de trabajadores y artistas que nutren con su capacidad y fuerza laboral nuestra industria nacional de producción de obras audiovisuales, que son parte integral de la identidad de nuestro pueblo y de nuestra cultura que es altamente reconocida en todo el mundo». Y amplían: «Es central y absolutamente necesaria la participación de todas las entidades que agrupan a quienes trabajan en el audiovisual a nivel federal en todo nuestro país, y que también están ahora incorporándose al grupo de trabajo y participando activamente en la redacción de este proyecto».

En los fundamentos del proyecto de ley, se destacan particularmente los siguientes puntos:

  • Consideramos que es deber del estado argentino regular este universo de prácticas, en defensa de los contenidos nacionales audiovisuales, fomentar su producción y asegurar su distribución, así como sostener el compromiso del Estado Nacional con la Convención para la Diversidad Cultural de la UNESCO que impone a los firmantes, proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales.
  • En esta misma dirección se vuelve necesario modificar los gravámenes a todos los nuevos medios de exhibición existentes y a los que vendrán.
  • También se vuelve imperioso establecer y hacer cumplir «cuotas de pantalla» en todos los medios por los que circulan ese tipo de contenidos, para de este modo, dada la concentración de los medios en manos de grupos hegemónicos, contrarrestar sus prácticas monopólicas y de abuso de posición dominante.
  • Al disponer la unificación de todo el espectro audiovisual en esta ley, consideramos al actual Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) como la entidad competente para administrar esta regulación, y evitar mayores gastos en la puesta en marcha de una nueva institución ya que posee la experiencia y el personal idóneo para el correcto control de las nuevas disposiciones.

Sin embargo, el EAN entiende que por «su estructura rígida y burocrática, fue haciendo que el INCAA, ente responsable en la aplicación y administración de la ley, no haya podido resolver, desde su perspectiva analógica, el escenario donde se superponen distintas formas de acceder a los contenidos audiovisuales. La ineficacia de su estructura administrativa, de su Consejo Asesor de co-gobierno ‘simbólico’, las fallas en la selección rigurosa de los materiales que deben ser protegidos, hace inevitable revisar toda esa experiencia de 26 años para sancionar una nueva ley efectiva y ajustada a la nueva realidad audiovisual constituida por plataformas diversas y simultáneas».

Por ende, las principales propuestas que incluye el borrador de esta nueva Ley, que se plantea actuar sobre todo el conjunto del universo audiovisual, son:

  • La modificación de la estructura de conducción para el nuevo INAA, al conformar un directorio integrado por profesionales idóneos en el área audiovisual y delegados de las áreas culturales del resto del país, para asegurarle un contexto federal, es sin duda un cambio importante y estratégico al manejo unipersonal del INCAA que ha primado hasta la fecha y permitirá democratizar la participación de todos los “actores” de la industria audiovisual argentina.
  • La evolución de las distintas formas de comunicación que interactúan en forma permanente con la sociedad, han modificado el paradigma del consumo de la producción audiovisual, por lo que resulta fundamental ampliar el concepto de cuota de pantalla, incorporando la obligatoriedad por parte de estos servicios, de contar en su catálogo de programación, con producciones nacionales, a los efectos de fomentar nuestra industria y difundir nuestra cultura.
  • Conferir a la nueva administración un verdadero régimen federal y de paridad de género.
  • Este nuevo contexto requiere la ampliación de las regulaciones y gravámenes a todas las nuevas formas de exhibición de producciones audiovisuales.
  • Corregir el viejo concepto de fomentar únicamente la producción, abarcando toda la cadena del proceso, desde el proyecto hasta su difusión.
  • Recomponer al “Costo Medio”, de forma en que respete el espíritu con que fue creado, significando una verdadera referencia del costo de una producción audiovisual estándar.
  • Modificar y clarificar los sistemas de ayudas consistentes en créditos y subsidios.
  • Planificar anualmente la producción para la correcta utilización de los fondos de fomento.

Artículo publicado por el diario Página 12: pulse aquí para ir al artículo original

Fernando Zabala visitó el ciclo «Autores en línea»

El ciclo radial “Autores en línea”, que se emite todos los miércoles, de 15 a 16 por “La RZ radio online”, entrevistó al dramaturgo, director y docente Fernando Zabala.

«Autores en línea”, conducido por Alejandra Boada y Raúl Martorel, es un ciclo dedicado a la actividad autoral en nuestro país en las áreas de cine, teatro, radio, televisión y nuevas tecnologías.

Brenda Angiel visitó el ciclo «Autores en línea»

El ciclo radial “Autores en línea”, que se emite todos los miércoles, de 15 a 16 por “La RZ radio online”, entrevistó a la coreógrafa Brenda Angiel.

«Autores en línea”, conducido por Alejandra Boada y Raúl Martorel, es un ciclo dedicado a la actividad autoral en nuestro país en las áreas de cine, teatro, radio, televisión y nuevas tecnologías.