REDES y DASC comenzaron a cobrar derechos de autor en Colombia

Alexandra Cardona, presidente de REDES

Las entidades REDES (Red colombiana de escritores audiovisuales) y DASC (Directores Audiovisuales Sociedad Colombiana), que fueron creadas con el apoyo de Argentores y DAC, ya se encuentran cobrando y liquidando derechos en su país.

Durante una entrevista con Radio Nacional de Colombia, Alexandra Cardona, presidenta de la red colombiana de escritores audiovisuales, se refirió este importante logro.

“Esto quiere decir que todas las obras audiovisuales que hayan sido comunicadas al público a partir del 9 de junio de 2017, fecha en la cual entró a regir la Ley Pepe Sánchez, tienen derecho de remuneración por comunicación pública y beneficia a todos los autores de obras audiovisuales (guionistas y libretistas, directores y realizadores, dibujantes de obras audiovisuales y autores de música usada en obras audiovisuales)”, dijo Alexandra.

La primera negociación se ha hecho con los canales privados, por eso, obras como ‘La nocturna’, ‘Sin senos no hay paraíso’, ‘Los Reyes’, ‘Tu Voz Estéreo’, ‘Sábados Felices’, ‘La mamá del 10’, películas como ‘García’ y las entregas de ‘El Paseo’, han sido algunas de las beneficiadas desde el 4 de septiembre cuando se entregaron 400 millones de pesos a los artistas audiovisuales.

Consultada sobre cómo se puede acceder a este beneficio si soy libretista o guionista, Cardona aseguró: “Para obtener estos beneficios por el recaudo que produzcan las obras por comunicación pública en Colombia y en el extranjero, lo primero que debe hacer es afiliarse a la Red Colombiana de Escritores Audiovisuales -REDES SGC-. Tenga en cuenta que no puede estar asociado a ninguna otra sociedad de gestión colectiva nacional, ni extranjera y debe ser autor originario o relativo de al menos un guión audiovisual o cinematográfico, teatral, de radio, o de nuevas tecnologías, que haya sido fijado y explotado”.

En relación con las adaptaciones y montajes que vienen de otras obras, Cardona confirmó que también se verán beneficiadas. “Las adaptaciones de obras literarias se consideran por la ley autoral colombiana como obras derivadas, lo cual requiere autorización expresa del autor o titular de los derechos de la obra originaria, es decir, de los libros, cuentos, etc., en la cual se basan las obras audiovisuales”, dijo la presidenta de REDES.

Después de esta lucha, el futuro de esta profesión se ve iluminado con una remuneración justa, una noticia que llega para alegrar a los escritores en una época llena de incertidumbre.

“Sin duda los creadores de historias audiovisuales enfrentamos un reto enorme, como la mayoría, no sabemos qué pasará luego de la pandemia o cómo se producirán nuestras obras. Hoy el reino es el de la incertidumbre. Lo importante es que junto con las nuevas y las tradicionales formas de narrar, se garanticen los derechos de quienes escriben y que se pague por la comunicación pública de nuestras obras, pues con ello se logra garantizar la existencia de la cadena creativa en un punto esencial: el de los creadores de contenidos. Si existen contenidos hay obras, trabajo para muchos, así que la sociedad debe mirar hacia el escritor y proteger su actividad, como se ha logrado con la Ley Pepe Sánchez”, concluye Alexandra Cardona.

FUENTE: Radio Nacional de Colombia

“Sin un buen guion no hay película ni serie que se sostengan”

Entrevista a Graciela Maglie, Gran Premio de Honor Argentores de Cine, en la que repasa su trayectoria, la situación del cine hoy y la lucha de la mujer en el medio

El Gran Premio de Honor Argentores de este año ha sido otorgado a la destacada autora Graciela Maglie.

Actualmente Presidenta del Consejo Profesional de Cine de Argentores, Maglie es guionista de cine y TV, y socióloga por la UBA. Es coautora, entre otros filmes, de “Un muro de silencio” (Lita Stantic); “Después de la tormenta” (Tristán Bauer); “El caso María Soledad” (Héctor Olivera); “Flop”; “La fuga” y “El viento” (Eduardo Mignogna); “Un argentino en Nueva York” (Juan José Jusid); y “Sin querer” (Ciro Cappellari). En TV, entre otras, de las series “Nueve lunas”, “De poeta y de loco”, “Laura y Zoe” y “La defensora”. Ganó el Premio Nacional de Literatura para ser representada (Rubro guión de TV), en tres oportunidades el Premio Argentores y en otras tres el Cóndor de Plata, además del Martín Fierro, entre muchos otros. Además, es Vicepresidenta de La Mujer y el Cine.

¿Qué representa el Premio de Honor desde el punto de vista personal y profesional? ¿Lo esperabas?

Tomo el premio como un reconocimiento de mis colegas no sólo a mi trayectoria autoral, sino como el apoyo a una actitud, a una conducta en relación al compromiso con la defensa de nuestros derechos en el ejercicio de la profesión. De los derechos económicos y de los derechos morales. Es esa dimensión del Premio de Honor la que me halaga en particular: la valoración de mi modesto aporte a la lucha que libraron los que me precedieron y de mis contemporáneos en Argentores, en la conquista, defensa y actualización de esos derechos, siempre amenazados, velada o manifiestamente. Argentores fue y es el garante de esos derechos desde mi primer largometraje, “Flop”, en 1992, pero entre 1983 y 1992 no sabía que tenía que declarar mi obra. Con Eduardo Mignogna escribimos programas, documentales y series de TV, como la serie “Horacio Quiroga. Entre personas y personajes”, ignorando nuestros derechos. Y cuando me integré a las listas en las diferentes elecciones y finalmente llegamos a la Junta Directiva, no quise que eso le pasara a nadie más. Y en ese derrotero seguimos entusiastamente empeñados hoy todos los integrantes de la junta bajo la comprometida dirección de Miguel Ángel Diani, a quien le agradezco inmensamente que me postulara y a mis compañeros que lo apoyaron. ¿Si esperaba recibir el premio? Digamos, más bien, que lo anhelaba, sí.

¿Cómo coexistieron en vos tus dos profesionales (socióloga y guionista) y cómo cada una de ellas ha influido sobre la otra?

Una escribe con todo lo que es: con lo que vivió, con las películas que vio, con los libros que leyó, con lo que nos enseñaron los otros y otras, con lo que observó, con sus sentimientos y con instrumentos o atributos más difíciles de definir, como la imaginación, sobre la que mucho no sabemos, pero es seguro que se nutre de todo que lo que mencioné y de mucho más. La investigación social fue, en mi caso, lo que me habilitó el camino hacia el guion, pero la vocación, el amor por cine, obviamente la precedió. Pertenezco a una generación con sobredosis de cine desde chica, con asistencia perfecta de dos o tres veces por semana a tres películas por función. Si bien predominaba el cine de Hollywood también se proyectaba cine nacional y de vez en cuando se infiltraba alguna de Rossellini o de Hitchcock. En el secundario cursé en el Normal 9, a dos cuadas del Cine Lorraine, que fue un templo del gran cine, así que mis jornadas educativas se prolongaban en las retrospectivas de Bergman, Pudovkin, Visconti, Neorrealismo italiano, Eisenstein, Cassavetes. Tamaño apego a la butaca me llevó a decidir que quería estudiar cine, pero a nivel universitario sólo existía la carrera en La Plata y yo no podía darme ese lujo porque tenía que estudiar y trabajar. Entonces me anoté en el Cine Club Argentino, donde se cursaba una escuela de tres años, en el sótano del Teatro El Vitral. Allí tuve de compañero a Ricardo Talesnik con quien somos amigos desde aquellos primeros años de la década del 60. Era un curso asistemático, pero me introdujo en algunas conceptualizaciones sobre el lenguaje cinematográfico, el montaje, etc. Pero en el segundo año ya empecé el curso de ingreso a Filosofía y Letras para hacer Sociología, que también me interesaba muchísimo. El cine pasó a ser una pasión de fin de semana. Me recibí en 1972, luego de padecer en la mitad de la carrera la dictadura de Onganía, con “La noche de los bastones largos” incluída y su devastadora intervención. En marzo del 73 juré durante el gobierno de Cámpora y comencé a trabajar en el área de Educación de Adultos y en la campaña de alfabetización, y me fui orientando hacia el tema de educación y medios. A mediados del 75, nos echaron a todos, en algunos casos ya con una violencia que preanunciaba la tragedia que se avecinaba. Durante los años del terrorismo de Estado fue tiempo de exilio interior, pero en l980-81 cursé el doctorado, ya con orientación hacia los estudios de la mujer por las cátedras de dos pioneras: Ruth Sautu y Catalina Wainerman. Y estaba escribiendo mi tesis sobre la prensa femenina en las dos guerras mundiales, cuando Eduardo Mignogna, recién regresado al país de su exilio, me convocó como testimoniante para “Evita, quien quiera oír que oiga”

Siempre mencionás la influencia que tuvo Mignogna en los comienzos de tu carrera.

Y así fue. Ya en democracia, Eduardo me convocó para un proyecto de tres especiales para TV sobre personas discapacitadas. Me pidió la investigación de base. El primero fue sobre “Discapacitados funcionales”. Trabajé durante dos meses, entrevistando, indagando, y finalmente le llevé el “informe”, que incluía materiales de la literatura y el arte. Su coguionista era el también entrañable Carlos Santiago Oves. Lo leyeron, se miraron y dijeron algo así como “Ya está el guion” y me invitaron a trabajar con ellos en ese pasaje del informe de investigación al guion televisivo. Siempre manifiesto que gracias a esa generosidad intelectual me convertí en guionista pero reconozco que el terreno estaba sembrado. Mi tesis quedó inconclusa, por lo que no ostento el título de doctora, pero inicié mi actividad como guionista y no paré más. Siguieron años de aprendizaje y de mucho trabajo y el pasaje a la ficción fue muy fluido con “Horacio Quiroga, ente personas y personajes”, una miniserie de cuatro capítulos sobre vida y obra del escritor donde adaptamos con gran libertad sus ficciones. También adaptamos la novela de Eduardo “Cuatrocasas” y ganamos el Premio de Honor del Jurado a Mejor Guion del Festival de La Habana. La novela era genial, plena de ideas con carga metafórica e imágenes poderosas. Estaba todo ahí. Lamenté mucho que nunca pudo realizarla. Era cara, pero ameritaba.

Tu compromiso con el tema “Mujer” ya estaba planteado tempranamente.

El mío y el de muchísimas mujeres. El feminismo reconoce antecedentes de lucha históricos en el país y en el mundo, con ciclos de mayor o menor visibilidad, pero la rebelión ante el lugar de subordinación social y cultural de las mujeres viene de lejos. Pero en el tiempo que me tocó vivir durante el primer año de democracia salió a la luz lo que se había mantenido en las sombras durante el Terrorismo de Estado, como tantos otros asuntos conflictivos. Se creó la Secretaría de la Mujer, con Zita Montes de Oca como secretaria, quien convocó a un Consejo Asesor plural, integrado por mujeres de todas las tendencias políticas, especialistas, investigadoras, todas con un gran compromiso y coraje, de las que aprendí muchísimo sobre dimensiones de la problemática que desconocía, ya que fui una de las convocadas. Se trabajó intensamente, con muy pocos recursos, pero se pudo instalar el tema, al menos, en el debate público. En mi caso, con Mónica García Frinchaboy abordamos la cuestión educativa: reconstruimos series estadísticas abandonadas durante la dictadura, siempre con un enfoque orientado a tener un cuadro de situación y a captar los estereotipos sexistas dominantes. Luego UNICEF los publicó en l986. “La situación educativa de las mujeres en Argentina”.

Paralelamente, en 1985, la productora Susy Suranyi convocó a Irene Ickowicz como guionista y directora, y a mí como investigadora para una serie documental de tres capítulos sobre la temática. Con Irene definimos tres grandes ejes articuladores de cada capítulo: Mujer y Trabajo, Poder y Autoridad en la familia, y Mujer y Educación y lo llamamos “La otra mitad”. Yo aporté la investigación en base al conocimiento de las especialistas en cada tema. También participaban mujeres sindicalistas, amas de casa, trabajadoras en general, una constelación de voces, cada una con sus testimonios, demandas y con sus aportes en la búsqueda de una sociedad más equitativa. Y se aludía a asuntos más silenciados, en ese entonces, como la violencia doméstica. Incluimos materiales de la literatura y el arte, ficcionados por Irene que condujo el proyecto con talento y como un titán. Colaboraron actrices y actores de primerísimo nivel además del arte en todos los rubros. Un esfuerzo descomunal.

Para sintetizar: la serie fue premiada en La Habana pero aquí no logramos que se emitiera. El o los hombres de la cultura con poder de decisión en el Estado aludieron sin sonrojarse que la serie era muy autoritaria porque sólo se escuchaba “una sola campana”… Se trataba de “La otra mitad” justamente, hasta con el título se lo estábamos explicando. Darle voz a esa mitad invisibilizada y silenciada cuando no degradada en la experiencia y en el discurso social y cultural. Fue un test riguroso para medir el grado de machismo y de ceguera que perduraba, aún en ese contexto de valoración creciente de los derechos humanos que se estaba dando. En lo personalísimo, lo más trascendente es que con esa experiencia se consolidó mi gran amistad con Irene, con quien desde hace años trabajamos codo a codo en el Consejo de Cine de Argentores.

Se suele afirmar que la profesión del guionista es discontinua. ¿Esto es así y en todo caso cómo fue tu experiencia?

Sin duda ese rasgo de la profesión se fue acentuado en las últimas décadas y presumo que convergen múltiples causas. Se produjeron cambios de gran magnitud, como el impresionante crecimiento en la formación de los recursos humanos en escuelas y universidades, en todos los rubros: dirección, guion, producción, fotografía, montaje, sonido, etc. para un “mercado” restringido, como el nuestro, que no logró absorberlos, coexistiendo con políticas de fomento expansivas en relación al número de películas que se realizan pero -y lo que más destaco-, con un nulo fomento a la escritura de guiones. Por razones inciertas, cuando se promulgó la Ley de Cine de 1994, los guionistas -Argentores es el representante de los mismos por la Ley 20115- no integran el Consejo Asesor de INCAA, es decir, los guionistas no tienen voz en la toma de decisiones para definir las políticas de fomento del cine, como si el guion no fuera la piedra basal en el proceso de creación de una película. Por eso, gran parte de nuestros esfuerzos como Consejo se orientan a lograr ese necesario fomento a la escritura de guiones. Argentores con el PCI, logró que se implementaran concursos, pero son muy insuficientes y se cortaron en el último año del gobierno anterior. Ahora estamos empeñados en que se recuperen y acrecienten con el apoyo de SADA, pero ese impulso está trabado por la pandemia.

La cuestión es que los productores necesitan el guion para salir a la búsqueda de recursos económicos, pero la mayoría de los medianos y pequeños productores alega que no tiene la plata suficiente para bancar el proceso de la escritura, que es largo y arduo: se trata, nada menos, que de escribir una película. A veces lleva meses, otras un año, a veces más. Entre la escritura y la realización, pueden pasar tres, cuatro años. Sólo las grandes productoras, que son muy pocas, pueden solventar ese proceso.

Esta situación trae como consecuencia obvia una precariedad extrema para el/la guionista, que no siempre puede dedicarse con exclusividad al ejercicio de su profesión. Otra consecuencia de la última década es que, cada vez más, los directores escriben sus propios guiones: algunos son excelentes guionistas, pero no siempre y, al revés, algunos guionistas deciden lanzarse a la dirección para motorizar sus propios proyectos. En la actualidad casi el 70 % de nuestros guionistas son guionistas-directores, tanto varones como mujeres.

Pero yo inicié mi carrera en otro contexto histórico, de ningún modo digo que fuera mejor, al contrario, pero soy consciente de que se me dieron condiciones muy distintas. Sin duda se hacían menos películas, los guionistas profesionales éramos menos y los directores requerían a los guionistas aún cuando ellos o ellas fueran grandes guionistas, como era caso de Eduardo Mignogna o de María Luisa Bemberg, entre muchos otros. De modo que, en mi caso, en las dos primeras décadas, sobre todo, se fueron encadenando proyectos que me permitieron vivir de la profesión. Con Mignogna yo intervine sólo en tres largometrajes, además de los programas, series y documentales de la primera década “Flop”, “La fuga” y “El viento”, la última que dirigió. Pero a partir de los 90 me fueron convocando otros directores y directoras, de diferentes generaciones, hasta la década presente: Tristán Bauer, Lita Stantic, Héctor Olivera, Juan José Jusid, Ciro Cappellari, Paula Hernández, Teresa Costantini, Carlos Castro, Becky Garello, Silvia Di Florio, César D’angiologlio, entre otros, tanto para ficción como para algunos documentales.

Y en relación a la sobrevivencia, la televisión fue muy importante. A fines del 93 me convocó Héctor Olivera para hacer una serie de TV de 13 capítulos. Para sintetizar: terminó siendo “Nueve lunas” (con Fernando Mateo) de 80 capítulos y luego, vinieron “De poeta y de loco” (con Fernando y Cristina Civale) y “Laura y Zoe” (con Cristina), en total, ciento treinta capítulos unitarios en cuatro años. Agotador pero muy gratificante por los premios recibidos y por la continuidad de trabajo bien remunerado.

Muy brevemente, te pedimos una fotografía de la actividad cinematográfica y televisiva en este momento tan especial y sobre la situación de los guionistas. Y de paso consultarte acerca del crecimiento de las plataformas para desarrollar el oficio y el talento autoral.

En medio de la pandemia, cualquier fotografía queda velada por la incierta y dolorosa situación y cualquier pronóstico resultaría aventurado, lo menos. Pero es verdad que en el caso de la televisión abierta la disminución de las ficciones hasta su casi desaparición se venía planteando desde antes. Y que la situación de los guionistas en ese contexto era no sólo frágil sino agónica, ya que sus derechos sobre la obra como patrimonio, en muchos casos, fueron puestos en cuestión cuando no arrebatados. La lucha de Argentores -del Consejo de Television en particular- fue intensa y lo va a seguir siendo frente al futuro inexorable de la centralidad de las plataformas. El cine, con los problemas que arrastra y al que solo aludí en parte, tiene desafíos elementales no cumplidos como la cuota pantalla, por mencionar lo más básico. Es insostenible que el cine nacional deba, permanentemente, disputar pantalla con los grandes tanques de Hollywood. El rol del estado es determinante, y se han logrado avances, pero también retrocesos, según quien gobierna. En el presente se da una situación favorable por las orientaciones de distintos organismos públicos. Hay que trabajar mucho para que se vayan concretando. Las plataformas son, como dije antes, el futuro en el que depositan grandes expectativas todos, no solo los guionistas de cine y de televisión, y obviamente no están solos en ese sueño: los actores y actrices, los productores/as, directores/as y así, los integrantes de todos los rubros. Pero, justamente, para que ese medio se convierta en una fuente de trabajo efectiva y en un canal de expresión para los creadores, es imprescindible el papel del estado tanto en la creación de estímulos para su desarrollo como para regularlas custodiando los derechos de todos los creadores. El rol de las sociedades de gestión en este proceso es fundamental. Argentores ya está trabajando en esa dirección gestionando tanto en el plano parlamentario como ministerial frente a los diferentes proyectos que hay en desarrollo.

Graciela Maglie junto a la productora Vanina Spataro y la directora Annamaría Muchnik

Hablemos de la vigencia de la frase “Sin un buen guion no hay película ni serie que se sostengan”.

Es que el guion es la película o la serie escrita: ahí se plantea la historia contada en un lenguaje que es el del audiovisual, con su estructura narrativa, con sus conflictos, con los personajes que encarnan esos conflictos ya delineados, con una articulación del tiempo mediante las elipsis, con la tensión necesaria en el relato, etc, etc. Si no está en el guion, es muy improbable que aparezca por arte de magia en el rodaje. La realización puede mejorar o empeorar un guion, pero es impensable que un buen audiovisual –cine o serie-, no parta de un buen guion. Hitchcock decía: “Terminé la película. Me falta filmarla”. Esto no significa que la realización sea un asunto menor, todo lo contrario, es determinante para el resultado final y los guionistas somos los primeros en valorar una gran dirección. Pero también los buenos directores, en valorar un buen guion.

Querría que nos hables de la mujer y el cine, de lo que se avanzó.

Tanto en cine como en televisión las mujeres guionistas representan alrededor del 30 %. El crecimiento, en la perspectiva que me da el tiempo, es muy importante. Cuando yo empecé en cine estaba la figura casi excluyente de Aída Bortnik y luego veníamos las que nos iniciábamos, Irene, yo, y alguna más. Lo mismo pasaba con las directoras: La única directora de ficción era María Luisa Bemberg y en documental, Clara Zappettini. Hemos recorrido un largo camino, sin duda en el cine. En TV había más mujeres guionistas, especialmente en teleteatros, herederas del lugar protagónico que tuvieron tempranamente en la radio.

Y por último, una pregunta más personal. ¿Después de ver qué película sentiste que el cine sería parte central de tu vida para siempre?

Fue después de ver “Ladrones de bicicletas” (De Sica-Césare Zavattini) en el sótano del Vitral, en la clase de Historia del Cine, del profesor Arcella. Yo tenía 18 años y se trataba el neorrealismo italiano y su poética. El impacto no fue solo cinematográfico, fue una conmoción más bien existencial. La sensibilidad de esos creadores para condensar en la mirada del niño sobre su padre, esa mezcla de humillación y piedad infinita mientras todavía se escuchaba algún “¡Ladri..!” Creo que me vacunó contra el punitivismo fácil, contra el individualismo feroz y, sobre todo, creo que me alertó para siempre sobre el peligro de naturalizar las desigualdades sociales.

Fotos: Magdalena Viggiani

Argentores, 110 años en defensa de los derechos de autor

En el Día del Autor y la Autora, nuestra entidad celebra un nuevo aniversario de su nacimiento, con el mismo compromiso de sus fundadores

Todo cambia menos las vanguardias, decía Miguel de Unamuno. Dicho de otra manera, en ciertos momentos la historia sólo exige una cosa: estar a la altura de las circunstancias. Así lo hicieron quienes aquel 11 de septiembre de 1910 se reunieron en la casa de Enrique García Velloso para fundar lo que por entonces se denominó “Sociedad Argentina de Autores Dramático y Líricos” y que tendría como primer eslabón de una larga cadena de luchas la Ley 7.092 –en honor a Georges Clemenceau– como la primera legislada sobre propiedad literaria, artística y científica; pero al no conllevar ningún tipo de penalidades por incumplimiento fue reformada cuatro años más tarde, aunque hubo que esperar hasta 1933 y la sanción de la ley 11.723 para tener una cobertura legal sobre sobre los derechos de autor.

Fue un 12 de agosto que se llegó a un acuerdo histórico sobre los derechos, señala Beatriz Seibel: “los autores percibirán el 10% de las entradas de los teatros. El convenio rige sólo para obras nacionales, pero al año siguiente llega un agente de los autores europeos y obliga también a pagarles el 10%”. Nació así lo que con el correr de los años se iría configurando y asentando definitivamente como el derecho económico, donde hoy desde Argentores el autor de teatro tiene derecho al 10% de la recaudación total del espectáculo; si la obra cuenta con música y coreografía creada especialmente, a los compositores y coreógrafos les corresponde un porcentaje aparte de ese 10%, el cual se fija de común acuerdo con el autor de la obra; mientras que en radio y televisión, el autor, por sus libros, pacta un monto con el medio para el que trabaja. En ese monto están comprendidos el “arancel” y lo que se denomina el “plus”. El “arancel” es el derecho de autor propiamente dicho y que las emisoras deben abonar mensualmente, según el convenio firmado entre ellas y ARGENTORES. En cuanto al “plus”, es la parte del monto pactado por el autor que excede al monto del arancel; mientras que en lo correspondiente al cine, la entidad liquida los derechos de exhibición en todos los cines del país, a medida que se recaudan. Luego los derechos correspondientes a, si las hubiera, emisiones por televisión abierta, cable, circuito cerrado, plataformas digitales, etc. Vale aclarar que ARGENTORES tiene un contrato tipo de cine que los autores/as firman en la entidad y que corresponde al 5% del costo medio de una película fijado por el INCAA, sin incluir copias y publicidad. Si hay películas por debajo del costo medio, ARGENTORES asesora al autor/a para saber cual sería el costo mínimo de su guion.

El derecho económico y el derecho moral son las razones de ser de ARGENTORES, si bien no son las únicas, conforme fue cambiando la sociedad y la necesidad no sólo de defender sino también, y por sobre todas las cosas, de cuidar a sus autores. Estar a la altura de las circunstancias, dijimos. Hoy Argentores cumple 110 años en un contexto complejo de pandemia mundial, es cierto; pero eso no significa en modo alguno soslayar a quienes deben cumplir con sus obligaciones ni mucho menos dejar de llevar acciones concretas para que se materialicen los reclamos. No hay derecho económico sin que se asiente sobre el derecho moral, porque como bien ha señalado el presidente de ARGENTORES, Miguel Ángel Diani: “Toda creación está acompañada de un derecho moral y un derecho económico. Y eso tenemos que entenderlo y hacerlo respetar ante todo nosotros, las autoras y los autores.Cuando hacen desaparecer nuestro nombre de los afiches, programas, o de cualquier otra herramienta de publicidad que se utilice para visualizar un espectáculo, nos están condenando al olvido. Cuando minimizan nuestro nombre y lo ocultan de forma deliberada en los medios de publicidad, nos están condenando al olvido.Cuando nos presionan con promesas de futuros trabajos a cambio de que no luchemos por hacer respetar nuestro nombre de forma visible en los medios de publicidad, nos están condenando al olvido. Y ese olvido afecta directamente al derecho económico. No hay un derecho económico justo sin un derecho moral respetado”.

Integrantes de la Junta Directiva actual de Argentores

Es por estas razones que no está de más recordar las facultades que tiene el autor/a sobre su obra. El derecho de divulgación donde el autor/a es quien tiene la facultad de decidir si quiere que el público conozca o no su obra. El derecho de paternidad, que consiste en que el autor/a tiene derecho a exigir que siempre aparezca su nombre cuando se reproduzca o utilice su obra, es decir, que se le mencione como autor/a de la misma. El derecho de integridad: el autor/a tiene el derecho a que su obra se conozca tal y como la concibió y de impedir cualquier mutilación o deformación que se realice sobre ella. El derecho de modificación, donde el autor/a ejerce este derecho enriqueciendo su obra con nuevos contenidos. Esta facultad de índole moral se traduce en la facultad de realizar cambios, introducir arreglos y mejorar su obra. Finalmente, el derecho de retracto o de arrepentimiento, que surge cuando el autor/a, por cambiar su ideología, solicita que se retire la obra de la comercialización. En este sentido, el retracto o arrepentimiento se entiende como la facultad de impedir que se siga comercializando su obra.

Hay una pregunta que, teniendo en cuenta el contexto sanitario, social y cultural, que estamos atravesando resulta ineludible. Pero antes de plantear la pregunta es necesario recordar algo que hace a la esencia misma de esta casa que es ARGENTORES. Defender los derechos de los autores, pero al mismo tiempo cuidarlos como se dijo anteriormente, por eso resulta de suma importancia poner de relevancia las acciones concretas que la actual gestión ha llevado a cabo en lo referente a la mutualidad con lo que se denomina derechos de autor indirectos, que son todos los beneficios que obtienen las autoras y los autores, de forma paulatina a partir de que se asocian, y esto significa desde una prepaga médica gratuita para el socio y una persona a cargo, hasta pensiones de retiro, ayudas asistenciales, descuentos en medicamentos y tratamientos especiales, consultorios médicos y psicológicos gratuitos y descuentos en farmacias. O para ponerlo en las propias palabras de Cristina Escofet: “Durante la presidencia de Miguel Ángel Diani, se gestionó en el sentido de apoyar el área de Previsión como una inversión y no como un gasto. Los socios, conforme a Estatuto y Reglamento Interno, cuentan con beneficios que van desde un banco ortésico y descuentos en ópticas y turismo, hasta atención en consultorios internos con médicos clínicos. Siempre conforme a nuestro Estatuto y Reglamento, se tiene acceso al servicio de prestación médica. Se cuenta con un sistema de pensiones y ayudas asistenciales y un tratamiento atento a orientar al socio en todo lo que necesite. Estos años de gestión reforzaron en forma exponencial el carácter mutual de ARGENTORES e hicieron de Previsión Social el pilar y la razón de ser de una entidad que defiende el derecho de autor y la salud, también como un derecho”.

Ahora bien, ¿de qué manera Argentores celebra orgullosamente sus 110 de vida? La frase tan remanida de que la unión hace a la fuerza hoy ocupa el centro de la escena con todo su peso de verdad. Hoy, cuando cumplimos los 110 años de existencia, nos encontramos con una entidad que ha colaborado a expandir el gran derecho por Latinoamérica. Y lo ha hecho trabajando a favor de los autores, directores y guionistas audiovisuales y dramaturgos. Conjuntamente con DAC (Directores Argentinos Cinematográficos) hemos entendido que en nuestra región no había sociedades de gestión de gran derecho, a excepción de México y Uruguay. Si bien hay muchas de pequeños derechos en casi todos los países, que son las musicales, como las que cubre SADAIC.

Reunión de la FESAAL en Argentores

De modo que se comenzó a trabajar en Chile primeramente, donde había una sociedad de intérpretes actores pero no una sociedad de autores que abarcara el gran derecho audiovisual. Se impulso la creación de una ley de autores audiovisuales, y se apoyo logísticamente para que ATN (que ya existía recaudando solo derechos de autores dramáticos) ahora también recaudara para autores y directores audiovisuales. Luego se trabajó en Colombia creando dos sociedades de gestión. Allí también se impulso un proyecto de ley, al igual que en Chile. En Colombia las sociedades están separadas: directores audiovisuales y guionistas audiovisuales, pero trabajan en equipo. (DASC) Directores Audiovisuales y (REDES) Guionistas. En Brasil se trabajó en la modificación de una ley existente para que también cubriera a los guionistas y directores audiovisuales. Allí se impulso la creación de dos sociedades (DBCA) Directores audiovisuales y (GEDAR) Guionistas. En el caso de Colombia ya avanzaron en los convenios con los usuarios. Han cobrado y están liquidando derechos. En Chile y Brasil están en la etapa de negociación con los usuarios. Actualmente se está trabajando en Panamá donde existía una ley pero no había sociedad de gestión, por lo que se apoyó la creación de la entidad (EDAP) en la que están juntos Directores y guionistas audiovisuales.

Por esa razón, impulsamos la creación en Latinoamérica de una alianza de guionistas y dramaturgos, y otra de directores audiovisuales. Recorrimos la región con el apoyo estratégico y económico de la CISAC y logramos formar una Federación de Sociedades de Autores Audiovisuales Latinoamericana, FESAAL, con el único objetivo de reforzar la creación de leyes y sociedades de gestión de audiovisuales y dramáticos en nuestra región y en el mundo. La FESAAL tiene como objetivo principal el de resguardar y cooperar en la defensa del derecho de autor en Latinoamérica a través de sus Alianzas regionales ADAL –Alianza de Directores Audiovisuales Latinoamericanos– y ALGyD –Alianza Latinoamericana de Guionistas y Dramaturgos–, que con sus planes de ayuda a sociedades emergentes dentro de la región, han conseguido que los Autores puedan organizarse en sus territorios y lograr el reconocimiento de sus gobiernos en cada uno de sus países, luchando en la conquista de sus derechos con leyes y reglamentaciones que los protejan, otorgando así también a las sociedades de gestión locales la ayuda técnica y económica, necesaria para la formación de las mismas y su puesta en funcionamiento.

Hoy en día y por primera vez, los Autores Audiovisuales en Latinoamérica no solo cuentan con el reconocimiento de sus derechos que les permiten vivir de sus obras de toda la vida, sino con una Federación –FESAAL– que hace aún más fuerte a toda la región que sin dudas seguirá avanzando gracias a la lucha colectiva de los Autores Guionistas y Directores en su inagotable defensa por sus derechos. Además de actuar en su propia región, la Federación tiene como objetivo paralelo la cooperación con las Alianzas Internacionales que protegen el derecho de autor en cada uno de sus territorios no solo con un apoyo financiero destinado al crecimiento de las mismas, que ayudan a las sociedades de Autores Audiovisuales en sus regiones, sino a través de soporte internacional en representación Latinoamericana para que sus leyes de protección a un derecho de debida remuneración sea cumplido y puesto en marcha por sus representantes gubernamentales.

La creación de sociedades de gestión de gran derecho en la región y en el mundo es muy importante, porque a través de ellas nuestros autores y autoras podrán cobrar los derechos de sus obras en esos países. Por otra parte ARGENTORES forma parte de la CISAC (Confederación Internacional de Sociedades de Autores y compositores) desde allí se trabaja para defender los derechos de los autores en el mundo. Más del 90 % de la recaudación mundial de derechos provienen de la música. El 10% restante se divide entre autores visuales, guionistas y dramaturgos, y directores de cine y audiovisuales. Esa situación es la que llevo a DAC y ARGENTORES a trabajar juntos para crear entidades de gestión de gran derecho (guionistas y directores) en principio en Latinoamérica y sentando bases en África y en Asía.

Asamblea de socios de Argentores

En cuanto a los derechos digitales en Europa, a principios del año pasado ARGENTORES fue invitada a la comisión de cultura del Parlamento europeo para disertar sobre la importancia del derecho de autor y la necesidad de la existencia de las sociedades de gestión colectiva para la recaudación de los mismos. Fue en el marco de la discusión sobre los derechos digitales en Internet. Los detractores de ese cobro y de los derechos en general sostenían que esos dineros no tenían un destino cierto y que además atentaban sobre la libertad y la cultura libre. Desde ARGENTORES se marcó que la cultura debe ser libre pero no gratuita. Porque más allá de pago de los derechos que les corresponden a los autores, una entidad de gestión protege su futuro. Gran parte de las comisiones administrativas que cobra por la recaudación son destinadas a previsión social. Se remarcó la importancia de la mutualidad en la vida de los autores. ARGENTORES paga pensiones de por vida, prepagas de salud gratuitas de por vida, ayudas económicas asistenciales eventuales y esparcimiento. Por otro lado hay empresas que se dedican a representar autores en el mundo (sólo autores de teatro), cobrando comisiones más bajas, pero cuando termina la vida útil del autor, termina el contrato y listo. No hay ayudas, no hay pensiones. Esto se explicó claramente en el parlamento y quedó clara la importancia de cobrar esos derechos y también la importancia de los destinos de las comisiones administrativas de las sociedades de gestión. Unos meses después el parlamento europeo aprobó la directiva sobre derechos de autor en el ámbito digital.

Seguramente que el aporte de nuestra entidad colaboró entre otras cosas a la decisión. Ahora sí podemos decir que ARGENTORES celebra sus 110 años expandiendo su capacidad como sociedad modelo en todo el mundo.

Entidades y personalidades de la cultura saludaron a Argentores en su 110º aniversario

Con motivo del 110º aniversario de la creación de Argentores, innumerable salutaciones de entidades y personalidades de la cultura llegaron a nuestra sede. Desde la entidad queremos agradecer a todos y todas las que se hicieron presentes en esta celebración tan especial. A continuación, solo algunos de los emotivos mensajes:

“Queridos amigos de Argentores, reciban desde REDES un abrazo de felicitaciones en la celebración de estos 110 años de existencia. Gracias, por todo el apoyo que nos han dado. Sin ustedes no existiríamos, eso seguro”

Alexandra Cardona Restrepo, presidenta de REDES (Red Colombiana de Escritores Audiovisuales), Colombia.


“Larga y próspera vida para Argentores. Fue la primera sociedad de derechos de autor que se puso en contacto con nosotros y nos permitió abrir una vía de acceso para pensar en la creación de GEDAR. Gracias por esta mirada generosa con la que se abrazan los autores”

Sylvia Palma, Secretaria General, GEDAR (Gestao de Direitos de Autores Roteiristas), Brasil


“Querida Argentores, desde la otra orilla de Uruguay, mis respeto y agradecimiento a los fundadores y hasta los que hoy continúan en la defensa de los derechos de autor en nuestra América. 110 años de rica historia autoral. Felicitaciones.”

Alexis Buenseñor, Presidente de AGADU (Asociación General de Autores del Uruguay), Uruguay


“Gracias. Gracias. Estoy profundamente emocionado. Gracias por la dignidad en nuestra pelea por el Derecho de Autor. A Argentores, el homenaje de Abramus – Brasil”

Roberto Mello, Director General Abramus (Asociación Brasileña de Música y Artes), Brasil


“La colectiva de Autoras saluda afectuosamente a Argentores en su Aniversario numero 110. Festejamos como integrantes de la entidad la defensa de nuestro trabajo como autoras de teatro, cine, tv, radio, composicion coreografica y musical; y celebramos que en la actualidad haya una comision de genero, cuyo objetivo es la anhelada igualdad entre autoras y autores. Abrazo y por muchos años más”

Colectiva de Autoras


“La Multisectorial por el trabajo, la ficción y la industria audiovisual saluda a Argentores, administrador pro tempore y miembro Fundador, en el 110 aniversario de esa entidad decana en la lucha por los derechos autorales y, en su nombre, a todas las autoras y autores de la Argentina en su día. Convencidos de que el camino para recuperar nuestra industria audiovisual es la unidad, abrazamos a autoras y autores con quienes seguiremos transitando esta senda como lo hemos hecho desde nuestra fundación.
Salud compañeras y compañeros, por una industria audiovisual fuerte y soberana”.

Guillermo Tello, Coordinador General de la Multisectorial Audiovisual integrada por AADI, ACTORES, DOAT, EDA, FAMI, SADA, SADAIC, SADEM, SAGAI, SATSAID, SICA APMA, SUTEP, SAE.


“En un día como hoy hace 110 años un grupo de autores de teatro que venía luchando por sus derechos y reivindicaciones formó la Sociedad Argentina de Autores dramáticos, luego devenida en Argentores. 5 años atrás, un grupo de autores/as de distintas disciplinas formamos el Sindicato Argentino de Autores/as para sumarnos a la defensa de nuestros intereses que son los mismos. Además, nos une nuestro origen, nuestros objetivos y nuestra vocación. Feliz día del autor/a a nuestras/os hermanas/os de Argentores que abrieron -y siguen transitando- el camino».

SADA (Sindicato Argentino de Autores)


“Bienaventurados los que tienen el don de las palabras. Feliz día, Argentores”

Víctor Yunes, Vicepresidente de Sadaic (Sociedad Argentina de Autores y Compositores)


«Todo el año debería ser de los autores que tanto nos dan y hacen para que la vida sea más humana»

Dra. Delia Lipszyc y Dr. Carlos Villalba, especialistas en Derecho de Autor.


“Felicitaciones por los 110 años y por el excelente video. Abrazo grande. Llevar nuestras obras a Brasil es el gran desafio”

Juan Carlos D’Amico, Secretario Técnico del Parlamento Cultural del Mercosur


También recibimos las salutaciones Horacio Maldonado, Secretario General de DAC (Directores Argentinos Cinematográficos); Luis Ovsejevich , Presidente de la Fundación Konex; y Enrique Avogadro, Ministro de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, entre otros.

Argentores presente en el Festival Internacional de Cine de las Alturas

Irene Ickowicz, Secretaria del Consejo Profesional de Cine de Argentores, brindará una clase magistral en el marcos del festival que se realiza en Jujuy

En el marco de la 6ª edición del Festival Internacional de Cine de las Alturas que se realiza en Jujuy, el próximo viernes 18, a las 11, tendrá lugar una clase magistral organizada por Argentores, a cargo de la Secretaria del Consejo Profesional de Cine de nuestra entidad, Irene Ickowicz.

La clase se titula “Personaje, Trayectoria y Desarrollo” y abordará la elaboración de los personajes, la relación entre diferentes aspectos de los caracteres y su progresión narrativa-dramática en el desarrollo del relato. Luego de la exposición se abrirá un espacio de diálogo con los participantes.

Para participar del Zoom, los interesados se podrán inscribir enviando un e-mail con tus datos a actividadesdealturas@gmail.com, indicando el nombre de la actividad académica en el asunto.

El Festival Internacional de Cine de las Alturas está en marcha en su 6ta. Edición online desde el 11 de septiembre hasta el próximo domingo 20. Como todos los años, además de la proyección de 34 películas, durante el festival se dictan talleres y charlas abiertas de alto nivel impartidas por reconocidos profesionales del mundo del cine. En esta edición, estos encuentros serán online y se podrá participar de ellos inscribiéndose para asistir a las salas de Zoom en las actividades con cupo limitado o seguirlas en vivo a través de las redes sociales.

Para más información: https://cinedelasalturas.com.ar/2020/inicio

Reunión del Consejo de Radio con realizadores de San Luis

El viernes 18 de septiembre, a las 18 y vía Zoom, se realizará una reunión entre hacedores de la radiofonía de San Luis e integrantes del Consejo Profesional de Radio de Argentores.

Temas como derechos de autor de radio, trámites de declaración de obras, derechos morales y económicos y la posibilidad de ser socio y acceder a otros beneficios serán tratados en el encuentro, que se inscribe en el ámbito del plan “Argentores Federal”, iniciado hace años como un dinámico plan de acción de mejoras de comunicación y servicios para todos los autores del país. En este sentido, cabe destacar que estará presente en el encuentro el Secretario de Argentores, Guillermo Hardwick, impulsor de Argentores Federal.

Carlos Vera Da Souza, Delegado Cultural de Argentores en la provincia puntana, dice al respecto: “Queremos estar más cerca de los autores y hace tiempo venimos hablando con varios colegas de diferentes radios sobre esta posibilidad. Lo que las distancias no permiten hoy la tecnología lo posibilita”.

Luego, observa: “Muchas veces me han preguntado si realmente el trabajo en la radio se considera autoral. En general asociamos esta tarea solamente al radioteatro; en realidad, la mayoría de quienes hacen radio no trabaja con ficciones radiofónicas.”

El delegado cultural también afirma que “hay algo que es posible que no se conozca y que es importante que se divulgue es el hecho que Argentores también reconoce a quienes escriben Podcast como autores”.

Para reafirmar la relevancia que la entidad le otorga a la actividad radial, recordamos que el viernes 11 de septiembre de 2020 se conmemoró el Día del Autor y que Argentores, como lo realiza anualmente, entregó premios a la actividad.

Este año las distinciones fueron las siguientes:

  • Artística de programa: Leandro Aspis y Diego Cannizzaro, por “Metro y medio”, de 95.1, Metro.
  • Guion para microprogramas: Ricardo Guazzardi por “Recorriendo Buenos Aires” (Frecuencia 710).
  • Periodismo de autor (Editorial/ programa de autor): Francisco “Pancho” Muñoz (AM 750).
  • Sketch-guion humor: Claudio Rico (La Red, AM910).
  • Guion para radioficción: Néstor Hidalgo por “La fuerza de una mujer” (FM Radio Génesis 91.3, de Eldorado, Misiones).
  • Documental: Gustavo Barrientos por “Payé chamamecero” (FM La Folk).
  • Podcast: Malena Solda y María Florencia Flores Iborra, por “Fuera de Libreto un Podcast sobre Actuación”.
  • Distinción: Alicia Petti

El jurado estuvo integrado por Horacio Scalise, Pedro Patzer, Jorge Luis Marchetti, María Mercedes Di Benedetto y Hugo Bab Quintela.

Falleció el autor Hugo Asencio

Con gran dolor, desde Argentores despedimos a nuestro socio, autor, docente y actor Hugo Asencio, quien falleció a los 68 años.

Asencio había nacido el 21 de mayo de 1952 en Mataderos. Estudió teatro en el Instituto de Arte Moderno, que dirigía Marcelo Lavalle. Allí conoció a su gran amigo Claudio Levrino. Más tarde en 1975, continuó formándose en California, Estados Unidos, en el Taller de Actuación The Bilingual Foundation of Art’s, que dirigió Carmen Zapata.

Fue autor de obras de teatro como Tango existencial, La vida del día, Remanente sur, Los hambrientos, Sobrevivientes del sur, Enséñame Buenos Aires, El hombre del tablón, La calle vacía y Argentina es nuestro show, entre otras.

En televisión, escribió Cerrando cuentas (Alta Comedia); y como coguionista participó en La viuda blanca y Más allá del horizonte, El infiel, Prima Donna, El lobo, El salvaje y Camino al amor, entre otras.

Se inició en televisión en 1968 junto a Germán Kraus en el teleteatro Estrellita, esa pobre campesina. También trabajó en ciclos y ficciones como Viernes de Pacheco y Teatro de Pacheco, con Osvaldo Pacheco; La familia Falcón; Los Campanelli; Alguien como usted, con Irma Roy; Cacho de la esquina, con Norberto Aroldi y Gabriela Gili; La viuda blanca (de la que además fue coguionista), estelarizada por Carmen Sevilla; Dos para una mentira; Más allá del horizonte, protagonizada por Grecia Colmenares y Osvaldo Laport (de la que también fue coguionista); Ricos y famosos; y Vidas robadas, con Facundo Arana y Mónica Antonópulos, entre muchos.

En cine intervino en unas siete películas, entre ellas Villa Cariño está que arde, de Emilio Vieyra; Embrujo de amor, Mi amigo Luis y No hay que aflojarle a la vida.

En teatro protagonizó El misántropo, Proceso interior, Sólo pueden los casados, El visitante nocturno y Juana la loca, entre otras.

También fue autor de cuentos y poemas; y publicó su libro A mi generación, de Editorial Tahiel.

El Consejo de Radio participa del Encuentro Nacional de Radioteatro

El Secretario del Consejo de Radio de Argentores, Pedro Patzer, participará del Encuentro Nacional de Radioteatro y Promoción de Lectura en Radio, que se realizará del 5 al 8 de septiembre en Tierra del Fuego, organizado por Caminitos de Letras y Radio Nacional Ushuaia e Islas Malvinas.

En el marco de capacitaciones virtuales, Pedro Patzer brindará el taller denominado “Artística documental, contenidos autorales”, el sábado 5 de 21 a 22.30, donde abordará temas como la radio pública; la construcción de la agenda cultural y periodística a través de la artística documental; los contenidos populares, diferenciados de los masivos; y la presencia de los otros y las otras en el aire.

El encuentro se realiza en el marco de las celebracioens por el centenario de la radio, bajo la consigna «Todas las radios, todas las provincias, todas las voces».

También participarán de las capacitaciones referentes como Quique Pesoa, Marcelo Cotton, Sebastián Amica, Atilio Costa Febre, Mariana Pagnucco, Patricia Rosa Vera, Jorge Piccini, Néstor Hidalgo y Marita Monteleone, entre otros.

El evento está dirigido a personas de todas las provincias del país, especialmente elencos de radioteatro, actores, actrices, autores, autoras, programas radiales educativos, narradores, locutores, relatores deportivos, promotores de lectura en radio, guionistas, productores, etc.

Para más información, consultar este enlace aquí.

Carta del Consejo de Radio a los autores y autoras

El Consejo Profesional de Radio de Argentores, a modo de recordatorio y en respuesta a una gran cantidad de consultas referidas al procedimiento de declaración de obras -especialmente en tiempos de emergencia sanitaria-, escribió una carta destinada a las autoras y autores de radio. A continuación, el contenido de la misma:

Estimado autor y autora de radio,

Te escribimos para recordarte que tu tarea es autoral y, por lo tanto, tenés que declarar tu obra en Argentores y percibir tu derecho por ella.

Aquí te enumeramos los rubros correspondientes:

ARTÍSTICA

  1. ARTÍSTICA INSTITUCIONAL: Serie de módulos para la identificación de la emisora
  2. ARTÍSTICA DE PROGRAMA: Aperturas / separadores / cierres
  3. GLOSAS: Textos que anuncian un tema musical, un informe o dan paso a alguna situación.

PERIODISMO DE AUTOR

  • EDITORIAL: elaboración autoral de un tema, noticia o programa.
  • MICROPROGRAMA: columna de ciencia, política, cultura, espectáculos u otros.
  • DOCUMENTAL: Para acceder al rubro «Documental» se hace imprescindible una investigación previa respecto del o los materiales a irradiar. El factor diferencial entre el «Programa de Autor» y el «Documental» es el tratamiento; en el primer caso, lo autoral se impone sobre lo periodístico, y en el segundo a la inversa, pero en ambos rubros el eje está puesto en el sesgo autoral de la conducción.

FICCIÓN

  • SKETCHES: Sketches propiamente dichos y TODA INTERVENCIÓN HUMORÍSTICA a lo largo de un programa. A modo de ejemplo de esto último, usar una canción de moda cambiándole la letra para generar un efecto cómico.
  • DOCUDRAMA
  • FICCIÓN ORIGINAL EN CAPÍTULOS
  • FICCIÓN ADAPTADA EN CAPÍTULOS
  • FICCIÓN UNITARIA ORIGINAL
  • FICCIÓN UNITARIA ADAPTADA

VIDEOS DE RADIO TRANSMEDIA

  • Estos contenidos no refieren a lo que transmite una cámara web en vivo, sino a los que tienen un orden que genera sentido. Tal el caso de un resumen de un programa en el que se muestre cualquier rubro autoral de radio. O fragmentos de los mismos

PODCAST

  • El Consejo Profesional de Radio considerará al «Podcast» como un CONTENIDO DE RADIO ON DEMAND y no como un Rubro, de modo que su evaluación corresponderá a la que se le otorgue al Programa, Micro o contenido autoral de la radio tradicional.

¿Cómo se declara una obra en Argentores?

Por las circunstancias especiales que estamos viviendo debido a la cuarentena, podés declarar tu obras vía correo electrónico. Para ello tenés que bajar de las página de Argentores el formulario de Declaración de Obras Originales para Radio y el de Datos personales (1006)

Una vez completados enviar a jdonato@argentores.org.ar junto a la siguiente información:

  • Sinopsis
  • Guión, texto o link o grabación
  • Planilla de datos personales y foto de DNI y constancia de CUIT/CUIL de cada coautor
  • Certificación de la Radio
  • Firmar la declaración o en su defecto que estén todos los coautores en copia y que den su conformidad en la distribución
  • Fecha de estreno, duración del programa y nombre de la radio

Declarar tu obra la protege y además te permite cobrar tu derecho de autor, lo que te permitirá hacerte socio de Argentores y poder acumular puntaje para acceder a los diversos beneficios mutuales.

Saludos cordiales

Consejo Profesional de Radio de Argentores

Argentores participó del encuentro de la Multisectorial Audiovisual y el Consejo Federal de TV Pública

En la reunión se aseguró que la Ley de Economía del Conocimiento contemplará la pre y postproducción de la industria audiovisual y que los dos beneficios más destacados son una reducción del 60% al impuesto a las ganancias y el 70% por ciento de los aportes patronales de las productoras que se acojan a la ley.

La realización de ficción en las provincias fue una de los temas planteados por los integrantes del Consejo Federal de la TV Pública

Argentores, a través de su Vicepresidente, Sergio Vainman, participó del encuentro virtual que mantuvieron la Multisectorial Audiovisual y el Consejo Federal de TV Pública, en el que estuvieron presentes también el senador nacional Alfredo Luenzo –presidente de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del Senado–, la Directora de Economía del Conocimiento, Mariana Ferreira, acompañada por todo su equipo del Ministerio de Desarrollo Productivo, en representacion de la Subsecretaria, María Apólito; representantes de entidades relacionadas con la industria audiovisual y directivos de numerosos canales televisivos de diferentes provincias.

La reunión tuvo como objetivo informar sobre las medidas que se evalúan tanto desde el Poder Ejecutivo como desde el Legislativo orientadas a revertir la crisis que atraviesa el sector audiovisual en nuestro país, promoviendo su potencial como industria exportadora de contenidos.

Por otra parte, los representantes de los canales provinciales pudieron describir la situación que atraviesan y proponer medidas que favorezcan al desarrollo federal de la industria.

Durante el encuentro estuvieron presentes también Guillermo Tello, coordinador de la Multisectorial Audiovisual; Diego D’Angelo, del SADA (Sindicato Argentino de Autores); Alejandra Darín, Presidenta de la Asociación Argentina de Actrices y Actores (AAA); Horacio Arreceygor, Secretario General de SATSAID; Pablo Echarri, tesorero de SAGAI; Rolando Conte (SUTEP); y Rodolfo Hoppe, presidente de DOAT, entre otros.

Vainman, quien fue uno de los encargados de abrir la reunión, dijo que “desde la Multisectorial le damos la bienvenida a todos los canales públicos de las provincias, reunidos en el Consejo Federal de la Televisión Pública, porque entendemos que son actores fundamentales en la reconstrucción que queremos para la industria audiovisual y por esa razón invitamos a representantes del Ministerio de Desarrollo Productivo para que expusieran los alcances de la nueva Ley de Economía del Conocimiento”.

“En este sentido, también invitamos al senador Alfredo Luenzo, quien tiene varios proyectos en carpeta, algunos presentados en relación a este tema y está muy interiorizado de la cuestión por ser un hombre de las provincias vinculado a la actividad en Chubut, su lugar de origen”, agregó el Vicepresidente de Argentores.

LEY DE ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

Presente en el encuentro, la titular de la Subsecretaría de Economía del Conocimiento, dependiente de la Secretaría de Industria, Mariana Ferreira, informó que desde principio de año se encuentra en marcha el proceso de modificación de la Ley de Econonomía del Conocimiento. “Esto va a ser muy importante para el sector audiovisual. Así como esta ley ha hecho que Argentina se convierta en un gran exportador de software, esta ley va a generar el mismo efecto de promoción en la industria audiovisual”, aseguró la funcionaria.

Según se adelantó, desde la Subsecretaría se ha avanzado en la reglamentación de la nueva normativa para que, apenar sea aprobada la nueva ley, se implemente lo más rápidamente posible.

“Lo que la modificación de la ley contempla es a la pre y postproducción de la industria audiovisual. Los dos beneficios más destacados son una reducción del 60% al impuesto a las ganancias y el 70% por ciento de los aportes patronales de las productoras que se acojan a la ley”, aseguró Ferreira.

“En el caso de la industria audiovisual, lo que se premiará es el gran talento argentino y la calidad del recurso humano con el que contamos. En definitiva, el objetivo de estas medidas es promover esta industria con el fin de aumentar las exportaciones del sector”, afirmó la subsecretaria y agregó: “Sabemos que con la ley sola no alcanza, y por eso estamos trabajando para generar otros instrumentos a corto, mediano y largo plazo”.

“PONER EN MARCHA LA INDUSTRIA CULTURAL”

En otro tramo del encuentro, el Senador Nacional Alfredo Luenzo aseguró que “Tenemos que poner en marcha la industria cultural” y se mostró optimista con que “en los próximos días se aprobará la Ley de Economía del Conocimiento”.

Vamos a tener como base una cantidad enormes de estímulos. Pero debemos exigir la obligatoriedad de la demanda. En el interior, las condiciones de producción son diferentes a las de la ciudad e Buenos Aires. Debemos federalizar la producción porque hoy en el interior la producción prácticamente no existe”, afirmó Luenzo.

“La cuota de pantalla no sólo debe incorporarse a los canales tradicionales sino también a las plataformas de contenidos audiovisuales como Netflix”, aseguró el legislador y, luego, agregó: “La cuota de pantalla debe asegurar un espacio a la producción nacional pero también a la producción federal”.

El senador dijo también que “está claro el rumbo que se debe tomar y sólo queda avanzar sin demora en ese sentido”.

Imagen de la reunión virtual que se realizó entre la Multisectorial Audiovisual y el Consejo Federal de la TV Pública

LA REALIDAD EN LAS PROVINCIAS

Los representantes de diversos canales provinciales presentes en el encuentro aprovecharon para describir la situación de emisoras y productoras en distintos puntos del país.

Erika Schmocker, presidenta del Consejo Federal de TV Pública y representante del Canal 12 de Misiones, aseguró que “tenemos la necesidad de evoluciones en la producción en nuestras regiones”, y destacó que resulta muy difícil pensar en producir ficción sin una decisión de apoyar a las productoras y emisoras con políticas de promoción.

En este sentido, Paula Arruda, Directora de la Televisión Pública Fueguina, dijo que “la producción de ficción en Tierra del Fuego es un sueño, a pesar de contar con grandes actores en la región y condiciones geográficas únicas”.

También habló Mario Ziaurriz, Director del Canal 3 de La Pampa, quien contó la experiencia del gobierno provincial que convocó a productoras en un plan de promoción audiovisual. “Se presentaron 43 productoras, de las cuales 15 están trabajando actualmente en este programa. Esto lo que demuestra es que hay empresas capaces de producir”.

Participaron también Noelia Tapia López, vicepresidenta de Catamarca Radio y TV; Javier Solis, de Canal 10 de Córdoba; Ignacio Golobisky, vicepresidente del Canal 10 de Tucumán; y Nicanor Moreno de Chaco TV, entre otros.

Sobre la producción de ficción en las provincias, Sergio Vainman aseguró que “nos han intentado imponer el criterio que no podemos competir con nuestra ficción, y menos en las provincias. Pero eso no es así. La excelencia no es competir con Netflix sino mostrar lo que somos. Los canales públicos son la punta de lanza para que esto pueda ser realidad y este objetivo no sea una ilusión sino que se pueda convertir en realidad”.